HEADER MARKUPS

 
 

Entretenimiento » Cine

 Las películas de los presidentes de EU
15 de Febrero de 2008 10:26 actualizado a las 12:43


Foto: Gustos presidenciales

Los presidentes de EEUU no son más que espectadores variados a la hora de ir al cine, pero todos ellos parecen tener un denominador común y, para la cartelera de la Casa Blanca, eligen películas populares de Hollywood y a ser posible con final feliz.

En la sala privada de la Casa Blanca, el clásico más popular ha sido durante 50 años el filme de Fred Zinneman, 'High Noon', conocida en España como Sólo ante el peligro y en Latinoamérica como A la hora señalada.

El filme protagonizado en 1952 por Gary Cooper es el preferido de George W. Bush y también la vio Dwight Eisenhower (1053-1961), que pidió que se la proyectaran tres veces en la Casa Blanca. Bill Clinton también asegura haberla visto hasta 20 veces en su vida.

Como sugiere el productor de televisión Burt Kearns, 'es una película que puede servir de metáfora para la presidencia', con una historia centrada en un alguacil dispuesto a enfrentarse él sólo contra los que ponen en peligro su pequeño poblado del oeste.

Pero aún hay más títulos dentro de la sala privada de los presidentes y tal es el caso de 'Casablanca', 'Field of Dreams', 'Sabrina', 'Roman Holidays' y 'The Bridge on the River Kwai'. Todos ellos reflejan el tono popular de los hombres que están al frente del país a la hora de ir al cine, ya que demuestran ser amantes de filmes que sus electores también hicieron destacar en las salas de estreno.

La historia de las proyecciones presidenciales se remonta más allá de los 50 años, de hecho, la primera de la que se tiene constancia tuvo lugar en 1915 cuando D.W.Griffith proyectó uno de los primeros épicos del cine, 'The Birth of the Nation', a Woodrow Wilson (1913-1921).

El entonces presidente recibió este filme de tintes racistas con palabras de pesar con las que subrayó que 'todo era demasiado real'.

Todos los filmes del presidente están basado en el diario que llevó Paul Fisher de las más de 5.000 películas que mostró mientras trabajó en la Casa Blanca durante el mandato de siete presidentes.

Todos ellos se decantaron no sólo por películas populares sino, en general, de tono optimista y con final feliz, a ser posible.

Y así es el caso de Eisenhower, que prefirió las de vaqueros que las de guerra, pese a ser un héroe de la Segunda Guerra Mundial.

Richard Nixon (1969-1974) quiso ver los musicales de la época dorada de este género mientras tenía lugar la guerra del Vietnam y Ronald Reagan (1981-1989) y George W.Bush (1989-1993) prefirieron los clásicos de Hollywood, esos que ofrecen la visión más idílica de Estados Unidos.

Las palomitas y los refrescos también son un alimento común en esta sala oscura que a Jimmy Carter le gustaba tanto frecuentar. Él fue quien más películas vio, un total de 580 películas durante sus cuatro años de mandato (1977-1981) También ha sido el único hasta la fecha en ver una película X pidiendo que le fuera proyectado el filme 'Midnight Cowboy'.

Nada cinéfilos fueron Franklin D. Roosvelt (1933-1945) -se limitó a cortometrajes con finales felices- y Lyndon Johnson (1963-1969), que sólo disfrutaba del cortometraje documental 'The President', centrado en su figura.

Mientras que el actual mandatario George W. Bush y su predecesor, Bill Clinton (1993-2001), han disfrutado del gusto más ecléctico, mezclando títulos serios como 'Saving Private Ryan' y 'Schlinder's List' con comedias al estilo de 'Austin Powers' y 'Naked Gun 2/3'.

En general todos los títulos han servido para el entretenimiento familiar y las únicas muestras del cine internacional llegaron durante el mandato Kennedy (1961-1963), cuando Jackie Kennedy que hablaba francés a la perfección, pedía películas como 'L'année dernière a Marienbad', de Alan Resnais.

Sólo Ronald Reagan, el actor convertido en presidente, se atrevió a utilizar su nueva posición para enviar sus comentarios al director sobre lo que tenía que cambiar para conseguir una gran película.

El 'incidente' tuvo lugar con la proyección de la miniserie 'The Day After' (1983) sobre una catástrofe nuclear. El director, Nicholas Meyer, hizo caso omiso de las notas.

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.