HEADER MARKUPS

 
 

Entretenimiento » Entretenimiento

 Continúan intrigas en torno a secuestro de hermanas de Thalía
17 de Noviembre de 2006 07:41

A cuatro años de su secuestro Laura Zapata y Ernestina Sodi, hermanas de la cantante Thalía, continúan viviendo en medio de una tormenta de intrigas, secretos y reclamos.

Ernestina llegó a México de Nueva York la semana pasada para presentar su libro "Líbranos del mal", en que revela los detalles más íntimos del secuestro del 22 de septiembre de 2002, incluida la violación de la que fue víctima y de la que no había hablado anteriormente.

Dijo que Thalía pagó por el rescate para que finalmente fueran liberadas el 10 de octubre de ese mismo año, aunque no reveló el monto desembolsado por la estrella mexicana, esposa del magnate musical Tommy Mottola. Reportes de prensa no confirmados en el 2002 señalan que la cantante habría pagado unos cinco millones de dólares.

A raíz de la publicación del libro, Laura criticó a su hermana Ernestina por revelar las particularidades sobre su violación.

"Me duele mucho, yo le dije que no se lo dijera a nadie porque en cualquier momento de su vida se le puede revertir", dijo Zapata previo a la presentación del libro, según citas del diario El Sol de México.

En una demostración de la fricciones familiares, Laura también manifestó que no compraría el libro y que si alguien se lo prestaba "ojearía" algunos pasajes porque no le interesaba el punto de vista de su hermana.

"La verdad no es de mi interés porque es una historia que yo ya viví (de la que) soy protagonista. Conozco también su violación, conozco todo y realmente tengo una fila enorme de libros (pendientes)", publicó el diario Reforma al día siguiente de la ceremonia de presentación.

"¡Hombre! Que le vaya muy bien y que disfrute sus cinco minutos de fama, con gloria y espectacularidad. Y de mi hermana Thalía que disfrute mucho su cinturita", agregó entonces.

Unos días después, la historia daba un giro inesperado al Laura enterarse de que Ernestina relata en su libro que uno de los captores quería dejarla libre pero que ella se opuso, por lo que volvió a increparla públicamente por presentarla como una egoísta.

Laura explicó en el programa "El gordo y la flaca" de Univisión que se opuso a la liberación de su hermana porque "temía por la vida" de ambas.

Este sería el preludio para el golpe definitivo que vendría después.

En medio de la controversia, el diplomático y productor de cine Manuel Ávila Camacho acusó a Laura de ser la autora intelectual del secuestro junto con un ex novio.

"Yo no conozco a la señora Laura Zapata. Todo el secuestro lo conocí a través de confidencias de Ernestina Sodi y pláticas con las altas autoridades políticas y judiciales. Me empezaron a llamar (los medios) a raíz de que yo era el presentador del libro", manifestó Avila Camacho al diario Reforma.

Allí comenzó la catarsis para Laura.

Su amigo Gerardo Salgado dijo que "después de haber leído en periódicos del viernes (10 de noviembre) las declaraciones que hace (Avila Camacho), empezó a tener molestias en el cuerpo, las piernas no le respondían, sentía hormigueo en la cara, le dio una parálisis facial".

El incidente la mantuvo en el hospital desde ese día hasta el miércoles de esta semana.

Allí la fueron a visitar Ernestina y su madre, Yolanda Miranda, pero según la abogada de Laura, Monserrat Rivera, Zapata las mandó a salir de su habitación.

"Laura dice que llegaron en un plan agresivo, no a hacer las paces, y ella cree que vinieron para hacer algún tipo de publicidad nada más y pues ella les pidió que se retiraran", declaró la licenciada al periódico Reforma.

Ernestina rechazó las declaraciones de Avila Camacho y aseguró que lo invitó a la presentación del libro porque "lo consideraba inteligente".

"Creo que de ahí pensó en sacar provecho", dijo tras visitar a su hermana en el hospital. "Estamos viendo qué van a hacer los abogados, porque nadie puede estar hablando así".

Avila Camacho ha seguido dando pormenores a varias estaciones de radio y televisión, incluyendo una larga entrevista que ofreció el jueves a uno de los canales de Televisa, en la que dio detalles del secuestro y los supuestos testigos que conocerían las oscuridades ocultas detrás del mismo.

Laura advirtió que presentará una denuncia en su contra.

"Ahora no porque Laura no está en condiciones, no urge. La vamos a presentar en cuanto ella se sienta bien. Vamos a hacer una denuncia contra quien resulte responsable", enfatizó su abogada.

Avila Camacho aseguró que tampoco se quedará cruzado de brazos.

"Ahora la señora Zapata está enferma por el estrés y mis declaraciones. Médicamente, a través del hospital, y jurídicamente ante mis abogados, me lo va a tener que demostrar. Y si no me voy contra ellos por difamaciones y voy a empezar entonces a hablar muy en serio, que no me sigan utilizando en su juego publicitario", expresó, también al diario Reforma.

La saga es seguida de cerca por los medios de comunicación, que publican cada detalle sobre las hermanas y sus líos.

Laura saltó a la fama por su participación antagónica en la telenovela "Rosa salvaje".

El año pasado protagonizó la obra de teatro "Cautivas", una puesta en escena sobre el secuestro y "cómo yo lo viví y lo sufrí".

Ernestina no participó de la obra. Después del secuestro se mudó a Nueva York con sus hijas, adonde regresaría a finales de esta semana no sin antes advertir que todos los miembros de su familia cargan con un "chip electrónico" integrado a la piel para que siempre estén localizables, reseñó el diario Reforma.

Por lo menos uno de los secuestradores ha sido acusado del rapto de las hermanas y de otras siete personas.

AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.