HEADER MARKUPS

 
 

Entretenimiento » Entretenimiento

 Héctor Lavoe: la tragedia de una leyenda
27 de Enero de 2006 12:47

Jennifer Lopez y Marc

Jennifer Lopez y Marc
Foto: Anthony, en la filmación (AP)

La trágica vida del llamado "Cantante de los cantantes", el salsero puertorriqueño Héctor Lavoe, cobra mayor vigencia con la filmación de una película protagonizada por Marc Anthony y Jennifer López

Los artistas, ambos de origen puertorriqueño, filman desde el jueves en Puerto Rico la película "El cantante", inspirada en la vida de Lavoe, una leyenda de la salsa que nació en el barrio Machuelo de Ponce, al sur de la isla, el 22 de septiembre de 1946.

Según la Fundación Nacional para la Cultura Popular, Lavoe es considerado el mejor sonero después del llamado "sonero mayor", el también fenecido Ismael Rivera, su compatriota.

El intérprete de "Mi gente" _ cuyo nombre de pila era Héctor Juan Pérez Martínez _ emigró en 1963 a Nueva York, donde 30 años después, el 29 de junio de 1993, murió de sida en el hospital Saint Claire.

Cinco años antes intentó suicidarse lanzándose desde el octavo piso de un hotel de San Juan tras una fallida presentación en el Coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón, donde se filmarán las escenas que recrearán ese espectáculo para la película que estelarizan Marc Anthony y J-Lo.

El sonero, quien perteneció a la afamada orquesta Fania All Star, fue diagnosticado con sida en 1988.

El interés en Lavoe es tal, que al mismo tiempo que se rueda la cinta de Marc Anthony y su esposa, hay otra película en plena marcha.

La producción de J-Lo y su esposo no obtuvo el respaldo de la familia de Lavoe, que sí apoyó el largometraje que también se filma en la isla y que protagoniza el actor puertorriqueño Raúl Carbonell, quien interpretó a Lavoe en una obra de teatro en Nueva York.

Durante los siete años que perteneció a la banda del trombonista y arreglista Willie Colón, Lavoe grabó éxitos memorables, compilados en 10 elepés: "Piraña", "Calle Luna, Calle Sol", "La Murga" y "Día de suerte" son sólo algunos de los títulos de ese tiempo iluminado que culminó en 1973.

La carrera de Lavoe despuntó precisamente cuando Colón disolvió su orquesta; ya que en 1974 editó su álbum "La voz", que incluye su primer éxito, una guaracha titulada "El Todopoderoso".

En 1976, lanzó al mercado el álbum "De ti depende", con el clásico "Periódico de ayer", de la autoría del desaparecido compositor Tite Curet Alonso.

En 1977, publicó una obra maestra de la salsa titulada "Comedia", con temas como "El cantante", de Rubén Blades, y "La verdad", entre otros.

Lavoe encarnó la salsa de la década de 1970 como un fiel reflejo de la misma, con sus vicios y virtudes, sus fortunas y sus tristezas, publicó Antonio Mora Ayora en "De Orilla a Orilla", en 1992.

Tuvo dos hijos, uno con su esposa Nilda "Puchi" Román _ personaje encarnado por López _ y otro que procreó antes con Carmen Castro, con quien nunca se casó.

En su época de mayor fama, Lavoe se dejó arrastrar por la vida desordenada, se presentaba tarde a sus actuaciones y hasta llegó a perder sus cualidades vocales por su afición a las drogas, especialmente a la heroína.

En el otoño de 1983, estrenó una canción que fue considerada un gran éxito: "Juanito alimaña", escrita también por Curet Alonso. La composición fue acogida como una continuación de la salsa dedicada a malandrines, de la estirpe del "Pedro Navaja" de Blades.

Sin embargo, en las postrimerías de la década de 1980, a Lavoe lo persiguieron las tragedias.

Su hijo con Puchi, Héctor Jr., murió en 1987 cuando se le disparó accidentalmente un arma a un amigo. Ese mismo año, su suegra fue asesinada durante un asalto en Puerto Rico.

Y, tras ser diagnosticado con sida en 1988, tuvo que saltar al vacío desde un segundo piso junto a su esposa cuando un incendio destruyó su apartamento en el condado de Queens, en Nueva York.

El 26 de junio de ese mismo año, fue su intento de suicidio.

Entre otros temas que le ganaron distinción a Lavoe, figuran "Hacha y machete", "Paraíso de dulzura", "Mi gente", "Un amor de la calle", "Plazos traicioneros", "Rompe saragüey", "Triste y vacía", "Vamos a reír un poco" y "Sóngoro cosongo", éste último, en homenaje a la poesía del cubano Nicolás Guillén.

En 2004, la historia del "Cantante de los cantantes" se plasmó en el libro titulado "Cada cabeza es un mundo", escrito por el periodista puertorriqueño Jaime Torres Torres.

AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.