Iconos Deportivos del Siglo XX


Abebe Bikila

Alain Prost

Babe Ruth

Bjorn Borg

Cy Young

Diego Armando Maradona

Eddy Merckx

Franz Beckenbauer

Janet Evans

Jesse Owens

Jim Thorpe

Joe DiMaggio

Joe Montana

Juan Manuel Fangio

Julio César Chávez

Julius Erving

Klaus Dibiasi

Manolete

Mark Spitz

Martina Navratilova

Miguel Indurain

Muhammad Alí

Nadia Comaneci

Niki Lauda

Pelé

Sergei Bubka

Steffi Graf

Teófilo Stevenson

Wayne Gretzky

Wilt Chamberlain

Ficha técnica:

Nombre:
Andreas Nicolaus Lauda

Fecha de nacimiento:
22 de febrero de 1949

Lugar de nacimiento:
Austria

Debut en el automovilismo:
1968, en una categoría Fórmula Tres

Debut en Fórmula Uno:
1974, con Ferrari,
ganó los Grandes Premios celebrados en España y Holanda

Títulos en Fórmula Uno:
Tres; dos con Ferrari, en 1975 y 1977, y uno con McLaren, en 1984




Automovilismo: Niki Lauda

Niki LaudaEl piloto austriaco no era el más veloz en las pistas, pero su inteligencia y talento lo llevaron a conseguir tres títulos mundiales en la Fórmula Uno.

En las páginas de oro de la Fórmula Uno existe un piloto austríaco que se ganó a pulso el respeto, y hoy en día al escuchar el nombre de Niki Lauda uno recuerda los tres títulos que logró: dos con Ferrari y una más con McLaren.

Lauda nació el 22 de febrero de 1949 en el seno de una adinerada familia vienesa cuyo estatus social fue a la vez problemático y provechoso para él. Quedó patente desde temprano que no cabría en el molde convencional de la familia Lauda. Sin embargo, las conexiones de la familia resultaron ser de utilidad a la hora de solicitar préstamos para sufragar los gastos de su carrera de piloto.

Fue por un interés nato por los automóviles que Lauda se sintió atraído por las carreras deportivas. Disputó su primera carrera en 1968. A pesar de la desaprobación de su padre, corrió luego en Fórmula Tres antes de aventurarse en Fórmula Dos en 1971, comprando un asiento en la escudería March, donde formó equipo con Ronnie Peterson y luego en el equipo BRM.

Sus habilidades como piloto atrajeron la atención de Luca Montezemolo, de la escudería Ferrari, que lo llevó con el equipo del caballo rampante hacia dos campeonatos del mundo.

Su carrera
El primer año de Lauda con Ferrari, 1974, vio también la primera de sus 26 victorias en Formula Uno. Pero fue en 1975, que Lauda llamó el "año increíble", cuando ganó su primer campeonato del mundo, cosechando 5 victorias durante la temporada gracias a un carro técnicamente muy superior a los de sus rivales.

Pero el año por el cual el austríaco será sin duda más recordado no lo vio triunfar. Durante el Grand Prix de Alemania 1976, en el antiguo Nurburgring, Lauda resultó gravemente herido. Su Ferrari salió de la pista a la derecha, chocó contra un muro, rebotó en la pista e impactó el auto de otro piloto antes de incendiarse. Lauda fue extraído de los restos ardientes con graves daños en los pulmones y en la sangre además de quemaduras en el rostro. Cayó en coma.

Regresó a los circuitos pasadas seis semanas desde el accidente, Lauda cuenta que ese día estaba virtualmente petrificado del miedo. Lauda se llevó el campeonato del mundo en 1977, a pesar de ganar sólo tres carreras ese año.

Abandonó a Ferrari, en su marcha realizó duras críticas hacia el equipo, de las que acabo retractándose en gran parte y esto le permitió convertirse en embajador extraoficial del fabricante automolístico.

En 1978 firmó con Bernie Ecclestone y Gordon Murray en la escudería Brabham.

Firmó a partir de 1978 con Bernie Ecclestone y Gordon Murray en la escudería Brabham. Pero el éxito no estuvo a la altura de lo esperado de parte de este trío, especialmente debido al pobre funcionamiento del motor Alfa de 12 cilindros que equipaba el auto, y en el Grand Prix de Canadá 1979, dos años después de su salida del equipo Ferrari, Lauda decidió que ya no quería competir y se retiró de forma repentina de la F1. Se dedicó durante los siguientes dos años a la aerolínea que había fundado y a ser comentarista televisivo.

Lauda no era más rápido que el mejor de sus competidores. No le gustaba tomar riesgos que no considerara necesarios. Fue exitoso porque tenía el mismo tipo de confianza en sí que los megalómanos, sin tener su psicosis. Una honestidad y una rectitud absolutas hacia sí mismo conformaron en gran medida su exitoso enfoque mental en la pista. Además, a pesar de ser mal estudiante en su juventud, tenía una inteligencia superior en un ramo del deporte donde este factor es determinante. Puede haber habido algunos pilotos mejores que él pero nunca hubo otro igual.

El Norte