Portada Terra USA > Mujer > Cocina >

 

HISTORIA DEL CERDO

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

El cerdo o puerco desciende del jabalí de Eurasia. El macho adulto es el 'verraco', la hembra la 'marrana' y los jóvenes se llaman lechones.

El cerdo se alimenta de todo tipo de substancia orgánica y de los desperdicios de los alimentos del hombre... O con alimentos selectos, cuando se trata de la cría industrializada.
Historia continua abajo

La marrana puede tener dos camadas al año; cada una de unos 10 a 12 lechones.

Del cerdo se consumen todas sus partes: De los pelos o cerdas se fabrican cepillos; de la grasa se hace el tocino o la manteca; y su carne se consume fresca o en conserva, como en el caso del jamón, la morcilla, las butifarras y los chorizos.

Su domesticación
El cerdo se domesticó en el Medio Oriente alrededor del año 7000 a. de C. Probablemente todo empezó porque los cerdos salvajes se acercaban a comer los desperdicios de comida en los lugares donde se asentaron los primeros agricultores y éstos terminaron por domesticarlos, lo mismo que a los chivos y a los carneros, ampliando así su dieta que era a base de cereales, vegetales y granos.

De animal sagrado a plato suculento
Como por siglos los antiguos creyeron que el pan diario era un regalo de los dioses, el sacrificio pasó a formar parte de un ritual religioso.

Así los egipcios no comían ni ciertos peces ni el cerdo, porque eran sagrados para ellos. Solamente en ciertas fechas, en que los dioses lo permitían, podían comer las carnes prohibidas.

Organos sexuales para los dioses
En la Roma Imperial ya había carnicerías, pero pocos romanos consumían carne debido a tabúes religiosos. Por ejemplo, no se comía carne de vaca ni de caballo. Y la matanza de un novillo podía conllevar la muerte.

Cuando se sacrificaba un animal se le ofrecían sus órganos sexuales a los dioses. Lo demás se distribuía entre los sacerdotes y el que ofrecía el sacrificio. El resto se vendía o regalaba.

Pero una vez que se establecieron las carnicerías, la carne más apetecida fue la del cerdo.

La calidad de la carne dependía de la dieta del animal. Los había que se alimentaban solamente de frijoles, bellotas, etc.

Prohibido matar vírgenes
Los campesinos mataban sus propios animales, como chivos, ovejas y puercos, pero su favorito era el último, porque tenía más posibilidades ya que de él se extraía manteca, se salaba, etc..

Bajo el Imperio Romano uno de los platos favoritos era el lechoncito de sólo un mes (una luna) de nacido. A tal extremo se extendió su consumo que se emitió un edicto prohibiendo la matanza de los lechones vírgenes.

Del siglo XV al XVIII
Entre 1400 y 1800 d. de C. el hombre se alimentaba de vegetales, sobre todo en África, Asia y en la América precolombina.

Pero en Europa se empezó a comer carne desde la Edad Media, debido a que disponían de grandes pastizales.

En los siglos XVII y XVIII, una buena parte de las calorías que consumía el hombre provenía de la carne.

A medida que ésta se convirtió en un lujo, las clases pobres se vieron obligadas a depender de carnes y pescados salados.

Todo cambió en el siglo XIX pues el desarrollo de la ciencia influyó en la cría de animales. En Estados Unidos, por ejemplo, se vendía en esa época mucho cerdo salado que se embarcaba en barriles.

Matanza y valores nutritivos
El corte normal de carne de cerdo tiene un 42% de agua, un 12% de proteína y un 45% de grasa.

Los cerdos ricos en carne se matan a los 6 o 7 meses de nacidos.

Si lo que se pretende es obtener manteca, se sacrifican mucho más tarde.

El cerdo y la dieta
El cerdo es un alimento muy popular en todo el mundo debido a que su carne se combina muy bien con casi todos los adobos, especies y frutas.

Aunque el pollo sigue siendo un favorito, siete de cada diez expertos en alimentos creen que el cerdo está ganando en popularidad, porque tiene más sabor que el pollo y porque su carne magra puede compararse (en cuanto a la cantidad de grasa, calorías y colesterol) a una pechuga de pollo sin piel.

Maneras de prepararlo
Uno de los platos más apreciados de la cocina española es el lechazo, cuyo componente principal es un cochinillo o lechoncito nonato (extraído el vientre de la madre antes de nacer).

En Cuba se preparaba el cerdo (de unas 40 a 70 libras) con cerveza o mojo de naranja agria y ajo, asándose en una improvisada parrilla hecha de palo de guayaba.

En Inglaterra se adorna colocándole una manzana en la boca.

Y en África acostumbran a asarlo relleno de maíz verde.

Terra/Matilde Marichal

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS
AP - El socorrido cerdo
El socorrido cerdo
(AP)

Ausencia de top models desluce el Fashion Río

La Semana de la Moda de Río de Janeiro comenzó el sábado...

Multitudinario adiós a Yves Saint-Laurent

El presidente francés Nicolás Sarkozy, su esposa, Carla Bruni y personalidades del...

Los premios MTV Movie, "a la moda"

Estrellas como Charlize Theron y Sarah Jessica Parker exhibieron lo último en...
Búsqueda

Links de Interes