Portada Terra USA > Mujer > Amor y Sexo >

Revive la pasión 

Reconquista a tu pareja

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

¿Piensas que ya no está enamorado de ti? ¿Ya no hay risas ni pasión? Stop. No te dejes llevar por el pesimismo. El amor y el deseo pueden volver con más fuerza que antes. Te contamos cómo conseguirlo.

tema calienteTips para ser 'El mejor amante del mundo'
corazonConquístalo: ¡Conoce sus tres deseos!
fotosSolteras: Tips para conquistar a un hombre

Historia continua abajo

Las relaciones, igual que la energía, se transforman con el paso del tiempo, la convivencia y la rutina. ¿En qué se transforman? En respeto, amor, comprensión, compañerismo, proyectos en común… Pero la pasión, el sexo y la ilusión siguen teniendo cabida. Madurar en pareja no significa convertirse en hermanos sino en compañeros.

Si sientes que el paso del tiempo o alguna circunstancia especial han hecho demasiada mella en él, ponte manos a la obra, si hay amor y se entienden bien como pareja, la llama se puede volver a encender.

  • ¿Cuál es el motivo?
A los hombres les suele costar hablar sobre sus sentimientos y nosotras a veces preferimos no saber. Valor, tanto para conseguir que él te diga qué le ocurre, como para aceptar las posibles razones de su desenamoramiento. Si estás decidida a luchar por tu relación, tienes que estar dispuesta a aceptar tus errores. Tal vez el cambio deba empezar por ti misma.

Cuando hables con tu pareja sobre los motivos de su enfriamiento evita hacerle reproches, atacarle, enfadarte o huir. Si has decidido plantarle cara a la situación, coge el toro por los cuernos, debes estar preparada para aceptar las críticas de tu pareja y hacer tú misma examen de conciencia. Si quieres a alguien y su relación es madura, no hay sitio para el orgullo, el ego o el egoísmo.

Una vez que conozcas las razones de su distanciamiento, reflexiona sobre ellas y analiza qué parte de responsabilidad te corresponde. Pero no vayas corriendo a exigirle a él que cambie, comienza por ti...

  • Empieza cambiando tú
Cuando una relación no funciona es muy fácil echarle la culpa al otro; lo difícil es mirarse a uno mismo y reconocer sus errores. Querer bien a otra persona pasa por este acto de humildad y por quererse bien. Cuando no estamos a gusto con nosotros mismos, cuando tenemos rabia, inseguridades o miedos, es muy fácil sentirse insatisfechos con la pareja, reflejar en ella nuestras propias insatisfacciones, pedirle, ponerle límites, hacerle reproches, tener celos.

En lugar de pedir, que tu máxima sea dar, hacer por el otro, pensar en sus necesidades, estar a su lado. Para poder dar, hacer feliz a otra persona y enamorarla, primero debes estar llena de cosas para no necesitar ni reclamar. Aunque lo hayas oído mil veces, es cierto: si no te quieres a ti mismo no puedes querer a otra persona.

  • El cambio
Debe comenzar por ti misma. Piensa en todas las cosas que te harían sentir mejor, tanto física como emocionalmente. Tal vez apuntarte a un gimnasio te ayude a sentirte más a gusto con tu cuerpo; ir a clases de teatro te ayudará a liberar tus emociones; darte un masaje relajará tu cuerpo; quedar más a menudo con tus amigas te hará no depender siempre de él para pasártelo bien; aprender a boxear te hará sentir fuerte y segura de ti misma...

  • Para que cambie él...
Debe ver un cambio en ti, sentir que algo está pasando y, si no espabila, puede que la tortilla se dé la vuelta y sea él quien te pierda a ti. Es el momento de convertir las palabras en hechos.

  • Tu aspecto
¿Crees que ya no le resultas tan atractiva como antes? Cambia tu aspecto para que vuelva a verte con otros ojos y sepa que también le puedes resultar atractiva a otras personas. ¿Cómo? Dieta, ejercicio y cuidados. Por muchos motivos, la mejor idea es apuntarte a un gimnasio: mejorarás tu cuerpo, adelgazarás, conocerás gente nueva y tendrás tus propios momentos de ocio. Respecto a la dieta, ponte en manos de un endocrino o nutricionista. En un buen centro de belleza pueden hacer milagros por tu piel; y lo mismo para tu pelo, un buen corte puede cambiar radicalmente tu aspecto. En cuanto al vestuario, tiene que ir acorde con tu nueva imagen: ropa sexy, colores más atrevidos, tacones y, a no ser que sea muy glamouroso, ¡fuera el chándal para estar en casa! Si te ves perdida con la ropa y no sabes cómo cambiar de estilo, contrata un personal shopper. No te olvides... De que éste y cualquier cambio debes hacer primero por ti, para gustarte a ti misma y no al revés.

Te recomendamos. Hacer yoga, una disciplina que cuida tanto tu cuerpo como tu mente, ayudándote a estar tranquila y en paz, a tener más autodominio y una belleza interior que a los demás no le pasará desapercibida.

  • Tu actitud
Por mucho que tengas un cuerpo escultural y vayas vestida como una auténtica ‘celebritie’, si tu forma de ser y de actuar no secunda el cambio físico, no vas por buen camino. Para parecer guapa y sexy, debes sentirte guapa y sexy. Para resultar interesante y atractiva a tu pareja, debes sentirte segura de ti misma y tener la autoestima alta. Por eso es tan importante que primero decidas cambiar para ti.

Terra España

1 | 2 | Siguiente >

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS
Búsqueda

Links de Interes