Portada Terra USA > Mujer > Amor y Sexo >

Amor y sexo 

¿Las mujeres son sensibles a la pornografía?

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Durante algún tiempo se vendió la mentira de que las mujeres no eran sensibles a la pornografía. Todavía hay muchas que sienten reparos en aceptar que la han visto (y cuando lo admiten, añaden con rapidez que siempre la ven con sus novios, por lo que se pueda pensar). Hoy sabemos que nada de esto es cierto ¿verdad?

Historia continua abajo

La mujer ha visto siempre pornografía. Aunque lo hacía aún más a escondidas que ahora. Antes, la única fuente accesible de pornografía eran las revistas, como para los hombres, y al alquiler de vídeos (si bien los alquilaban o se los hacían alquilar a sus parejas).

Ahora, el acceso femenino a la pornografía se ha incrementado exponencialmente gracias a las facilidades ofrecidas por los canales de televisión que emiten cine de este tipo en horarios no infantiles; y, sobre todo, por Internet que ofrece videos, relatos eróticos y fotografías.

Existen numerosos estudios que demuestran que la mujer es tan sensible a la pornografía como los hombres.

Las mujeres se excitan tan rápida e intensamente como ellos; aunque existe un 42% de féminas lo hacen aún más rápido e intenso que el promedio de los varones. Todas se humedecen ante la visión de escenas subidas de tono, la audición de sonidos abierta o someramente eróticos y la lectura de relatos encendidos. Hasta un 97% de las mujeres actuales reconocen que han visto pornografía alguna vez, aunque sólo el 40% (dos de cada cinco) reconocen haberse sentido excitadas por ello (en contra de los datos experimentales señalados más arriba). Existe, además, un 18% de mujeres que reconocen excitarse frente a material romántico no abiertamente pornográfico.

Otros estudios revelan que las mujeres, al contrario que los hombres, no suelen sentirse identificadas con las protagonistas de los filmes de este tipo. No mantienen relaciones sexuales “por delegación”. Lo que a ellas les excita verdaderamente, son los actos sexuales propiamente dichos, no los actores. Por eso, cuando quieren variedad, los hombres prefieren que cambien los actores aunque realicen lo mismo, mientras que las mujeres prefieren que los mismos actores realicen una gran variedad de actividades sexuales. Son las actividades sexuales en sí mismas las que excitan a las mujeres, aunque no las practiquen humanos.

Terra España

1 | 2 | Siguiente >

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS
Búsqueda

Links de Interes