BUSCA

 

SOLUCIÓN PARA NIÑOS QUE NO DUERMEN

Casi el 20 por ciento de los niños de uno a tres años de edad, tiene dificultades para calmarse a la hora de dormir o se despiertan durante la noche; pero hay soluciones.

Un estudio dirigido por Paul Ramchandani, especialista en psiquiatría infantil y familia del Centro Sue Nichols, en Aylsebury, Inglaterra, ha determinado que la modificación de las costumbres es más eficaz, y mejor a largo plazo, que la administración de medicamentos para dormir.
Historia continua abajo

El método principal es el establecimiento de una rutina al final de la tarde de unos 20 minutos de apaciguamiento antes de la hora fijada para que el niño se duerma cada noche. Una vez que éste período de tranquilidad se incorpore al comportamiento del niño, se puede abreviar gradualmente a 10 minutos y luego a 5 minutos.

Durante el período de apaciguamiento, los padres pueden darle al niño un baño tibio, mientras le hablan en tono calmado, y pueden agregar la lectura de un cuento que no sea excitante y les predisponga al sueño.

Ramchandani indica, en un artículo publicado por la revista British Medical Journal, que pueden incluirse grados varios de "agotamiento" durante los cuales se deja que el niño llore, y despertares programados en los cuales los padres despiertan al niño antes de la hora en que habitualmente lo hacen, y luego los ponen de nuevo a dormir.

Los medicamentos dan un resultado más notorio, a corto plazo, pero la investigación de Ramchandani indica que la eficacia a largo plazo es dudosa.

Por su parte Jodi Mindell, profesora de psicología en la Universidad St. Joseph's y directora del Centro para Medicina del Sueño en Philadelphia (Pennsylvania), está de acuerdo en que "los medicamentos tienen beneficios limitados a corto plazo".

"En lugar de que el bebé se despierte tres veces durante la noche, puede que con los medicamentos se despierte una sola, pero aún así el padre o la madre tienen que levantarse", agregó Mindell, autora del libro "Para dormir toda la noche".

"En términos de modificación de la conducta, la intervención primaria incorpora ésas rutinas a la hora de irse a la cama, y los niños pequeños aprenden así a calmarse, o a dormirse, por cuenta propia", añadió Mindell.

Terra / Gracias Doctor