Portada Terra USA>

Mujer


LOS MONJES TAOISTAS VENDERÁN LAS 'PÍLDORAS DE LA INMORTALIDAD'

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Los monjes taoístas chinos, que durante milenios fabricaron las "píldoras de la inmortalidad", volverán a producirlas a gran escala tras un paréntesis de varias décadas, debido a que ese negocio cayó en desgracia en la sociedad comunista, que ahora empieza a reconocer los "efectos milagrosos" de esas pastillas.

"Los estudios de la Sociedad para Investigación de la Medicina Tradicional China han seleccionado cuatro fórmulas antiguas de píldoras de la inmortalidad para producirlas a gran escala", informó hoy la citada institución tras afirmar que el objetivo de esas pastillas es alargar la vida.
Historia continua abajo

"Los taoístas habían dejado de elaborar los brebajes que la gente conocía como las píldoras de la inmortalidad y ahora vuelven a estar entusiasmados. Además, disfrutan de adelantos técnicos como Internet, los ordenadores y el teléfono", informó la Asociación Taoísta de la Montaña de Wudang, uno de los templos sagrados de China.

La Montaña de Wudang, situada en la provincia central de Hubei, es la cuna de las artes marciales blandas como el Tai-chi (boxeo con las sombras) y lugar donde se encuentran numerosos monasterios taoístas, cuya filosofía se basa en el Ying y el Yan, fuerzas positivas y negativas de cuyo equilibrio depende el universo.

El Taoísmo
El Taoísmo, filosofía fundada por Lao Tsé en el siglo VI A.C., es una de las doctrinas más enigmáticas que existen en el mundo, lo mismo que su creador, quien dejó sólo un libro minúsculo conocido como el Tao Te King, en el que afirma que el que "sabe no habla, y el que habla no sabe".

Lao Tsé abandonó China con dirección a la India montado en un buey y desapareció sin dejar huellas (algunos dicen que consiguió la inmortalidad) ya que estaba harto de la hipocresía social de la época feudal en la que vivió, señalan los especialistas.

Tras su desaparición, los taoístas, única religión en China que hacía hincapié en el respeto de la individualidad, se refugiaron en templos apartados de la civilización.

Según cuentan las leyendas, lograron a través de la alquimia interna realizar cosas asombrosas, como volar, hacerse invisibles o fabricar "píldoras de la inmortalidad", que sólo entregaban a quien creían que las merecía.

El Viaje al Oeste (siglo XVI D.C), uno de los cuatro libros clásicos de la literatura china, narra el viaje a la India de tres monjes taoístas inmortales representados por un mono, un caballo y un cerdo, de los cuales el más travieso era el simio que, en uno de los viajes al Paraiso, había robado a Lao Tsé "las píldoras de la inmortalidad" y se había dado un atracón con los melocotones de los árboles de la inmortalidad.

Actualmente en China hay unos 1.500 templos taoístas repartidos por todo el país, de los cuales el más famoso es el monasterio de Zixiao, situado en las montañas de Wudang, donde todas las mañanas la monja Xuan Qing, encargada de los altares, ofrece incienso a los dioses.

Terra/EFE

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Summer Splash

Conoce lo último de la moda para este verano.

Besos

Descubre cómo le gustan los besos a los famosos.

Miami Fashion Week

Estéfano habla en exclusiva para Terra.com

Búsqueda

Links de Interes