BUSCA
En Familia 

¡Adiós a los hijos desobedientes!

¿Tus hijos no te hacen caso? ¿Tienen rabietas cada vez que estás en público? ¿Son agresivos? ¿No se quieren acostar por la noche? ¿Son difíciles a la hora de comer? Nina Hofman, la conocida niñera el programa de ABC 'SuperNanny' te da sus tips para controlar a los niños rebeldes.

articulo Mientras más sucios, más felices
articulo Claves para elegir la guardería
articulo Por favor ¡No te opongas al español!

Historia continua abajo

Aunque parezca imposible, Jo Frost, una nanny británica con 15 años de experiencia y una carrera totalmente orientada a la educación de los niños, muestra cómo es posible tener una familia estupenda con hijos disciplinados y ante todo felices, aún con los hijos más difíciles.

Niños más que imposibles
Desde hijos que no quieren dormir a niños agresivos que le faltan el respeto tanto a los padres como a los hermanos. Con una técnica facilísima de implementar, Jo Frost logra que los hijos acaben bien educados, mucho más felices y con un ritmo familiar digno de los mejores elogios. ¡Todo esto en solo dos semanas!

Una técnica fácil de implementar

Pasos a seguir:
1. Estructurar el día hasta el mínimo detalle para empezar a implementar un ritmo en la casa que para los niños se traduce en conformidad y seguridad
2. Cada vez que un hijo no hace caso hay que:
a. Bajar al nivel de los ojos del niño
b. Decirle que ese acto o gesto NO es aceptable (mirándole a los ojos)
c. Usar un tono firme pero SIN LEVANTAR LA VOZ
3. Si el niño vuelve a repetir el acto no deseable
4. Se lleva el niño a una silla, alfombra o a la habitación por mala conducta
5. Se deja al niño ahí 1 minuto por cada año que tenga o sea si tiene 3 años, serían 3 minutos, durante el cual no se habla con él
6. Al terminar el periodo penado, hay que preguntarle si sabe por qué está ahí y si no está seguro se le explica por qué
7. Luego el niño tiene que mirarte a los ojos y darte un perdón
8. Terminar con un abrazo y un beso

En sólo dos semanas
Implementando estos pasos por ambos padres (sobre todo por el padre que pasa más tiempo con los niños) los hijos acaban obedeciendo. Lo mejor de todo es que el griterío acaba por completo, la familia empieza a funcionar sin tensiones, nervios y enfados continuos.

Una familia donde los hijos terminan siendo más felices en el día a día pues conocen bien los límites de lo que está permitido y lo que no y las consecuencias que conlleva desobedecer a mami o a papi.

Y con menos frustraciones... hay más tiempo para que reine el amor en casa.

Terra/Nina Hofman