BUSCA

Embarazo & Bebés
Cuídate 

Embarazo riesgoso ¿Debes quedarte en cama?

Ante la amenaza de aborto o parto prematuro, hay mujeres que deben pasar parte de su embarazo en completo reposo. Estrategias para seguir con tu vida.

¿Cuál es tu antojo?
Consejos para ser la mejor mamá

Historia continua abajo

El reposo en cama como prescripción médica es relativamente frecuente durante el embarazo y obedece a complicaciones y problemas propios de la gestación.

Con frecuencia, la necesidad de reposo absoluto aumenta en el segundo trimestre. Es el caso de condiciones específicas como cuello uterino incompetente (se dilata de forma prematura).

Hay ocasiones que no se prescribe reposo absoluto, pero sí descanso o limitada movilidad. Mientras algunas mujeres les toca permanecer en cama todo el día, otras simplemente deben estar quietas ¿ no caminar tanto, ni cargar paquetes pesados o subir escaleras -; a eso se le llama reposo relativo.

Si debes permanecer acostada todo el tiempo, busca un colchón ortopédico, y almohadas confortables, ya que el progreso en el tamaño del útero implica una posición semisentada, para evitar el mareo que produce la compresión de la vena cava por el peso de útero.

Distráete en actividades que te llamen la atención (resolver sopas de letras, llenar crucigramas o competir en un juego de mesa) y cuida tus hábitos alimenticios. Tu dieta debe ser balanceada ¿ ya que se eliminan menos calorías por la falta de ejercicio y la embarazada tiende a engordar más ¿ e incluir mucha fibra, pues el reposo hace que el movimiento intestinal sea menor, acentuando un poco el estreñimiento.

Además de lo anterior, es posible que el médico prescriba medidas terapéuticas como útero-inhibidores y medicamentos para maduración pulmonar.

Estrategias útiles

¿ Si el médico lo aprueba, permanece un tiempo en la sala y otro en la alcoba.

¿ Pon una mesa auxiliar cerca de ti y ubica allí todo lo que necesites.

¿ Haz ejercicios sencillos mientras estás en la cama (levantar las piernas, girar la cabeza) o camina por la casa, siempre y cuando lo permita el especialista.

¿ No actúes como si estuvieras enferma. Arréglate como si fueras a salir.

¿ Aunque permanecer todo el tiempo en cama resulte frustrante, piensa que es por poco tiempo y lo que está en juego es el bienestar del bebé.

Terra/ Terra Colombia