Portada Terra USA>

Mujer


Cuidado, que el miembro sexual masculino puede romperse

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

¿Sabías que el miembro sexual masculino puede romperse en los momentos más sensuales e íntimos?

Aunque resulte difícil de creer, el pene del varón se puede fracturar durante la relación sexual, la masturbación, una riña o por maniobras bruscas y ningún hombre está exento de ello.
Historia continua abajo

La Clínica de Disfunciones Sexuales refiere que hasta la fecha, en México se han registrado 400 casos de ruptura de pene que han requerido de hospitalización y cirugía.

Esta lesión es considerada por los especialistas como un caso de urgencia ya que se rompen algunos conductos, cuerpos cavernosos o cilindros del miembro sexual masculino durante la erección explicó Jorge Jaspersen Gastelum, jefe de la clínica de Disfunciones Sexuales del Hospital General de México.

Crack... el chasquido
"El paciente escucha un craquido o chasquido, hay dolor intenso que en ocasiones se percibe a pesar de la excitación, hay moretones y equímosis o deformidades dado que se acumula la sangre en el sitio", detalló.

Por lo general, las fracturas son pequeñas aunque advirtió, se han presentado casos en los que se secciona todo el cuerpo cavernoso y la uretra. El resultado: un pene deforme o con curvatura.

Posturas de cuidado
El pene es sensible durante su estado rígido si no se tienen los debidos cuidados en su manipulación o uso, basta recordar que, de acuerdo con la compañía Durex, durante la erección, los cuerpos cavernosos se llenan con 25 ó 50 centímetros cúbicos de sangre que viaja a una velocidad de 90 kilómetros por hora, se engrosa a más del doble y llega a medir entre 8.8 y 20 centímetros, aunque se han documentado casos en los que se hablan de 33 centímetros.

Investigaciones han demostrado que por las características que adquiere el miembro sexual, aquellos momentos de pasión y éxtasis son los más riesgosos pues se pierde la dimensión y el control, comentó el también miembro de la Sociedad Mexicana de Urología.

"Las posiciones forzadas influyen, en ellas no se penetra libremente sino que hace un ángulo en el canal vaginal ante la longitud del pene y viene una flexión", indicó.

La posición más peligrosa es la llamada del jinete, en la que la mujer está sobre el hombre; en ocasiones, ella se impulsa hacia arriba y al caer, el pene no penetra en la vagina, sino que choca con el tejido y se produce la fractura.

El especialista añade que todas las posturas que impliquen una falta de cálculo o coordinación son delicadas y se consideran factor de riesgo para el varón, al igual que la masturbación inadecuada o la manipulación ruda del pene, de hecho, es común en los pacientes con problemas psiquiátricos que flexionan su pene como autocastigo.

"Los varones adolescentes también están propensos a este tipo de lesión", agregó Jaspersen, "porque atraviesan por una edad en la que desean penetrar algo, cualquier orificio y lo hacen con rudeza. Están descubriendo su sexualidad".

Ni culparlos
Se puede llegar a creer que la complexión física de la pareja o del afectado influyen para que se de el accidente, lo cierto es que en este tipo de lesiones, no interviene la obesidad o delgadez ni la longitud o el grosor del pene. El daño se presenta por el inadecuado alineamiento entre el canal vaginal y la longitud del pene.

Cuando Calienta el Sol
Investigaciones del Hospital General indican que la incidencia de esta lesión aumenta en las zonas turísticas de México como Cancún, Acapulco o Veracruz, dado que el vacacionista está abierto para experimentar nuevas sensaciones y emociones.

"Las parejas van de luna de miel, están de vacaciones, los turistas están relajados, pudiera haber algunos factores que condicionan un ambiente para que esta fractura pueda darse como el ingerir bebidas alcohólicas, utilizar algunas drogas que produzcan euforia y durante esa euforia no medir el dolor en el momento mismo de la fractura o practicar posiciones complicadas que usualmente no se toman en cuenta", refirió Jaspersen.

Del gozo al pozo
Del éxtasis que genera la relación sexual se pasa a la angustia de ir al hospital. La fractura de pene no sana sola, se requiere de una cirugía que dura en promedio una hora, tiempo en el cual, el médico evalúa la lesión, es decir, si se produjo en la parte media o en la base, se drena la sangre acumulada en el interior del pene y sutura el o los canales dañados.

Jaspersen subrayó que cuando se presente esta lesión, el varón debe acudir en menos de seis horas al urólogo, porque, de no hacerlo se desarrollan serios padecimientos como la curvatura de pene por mala cicatrización, dolor o salida de sangre al orinar e impotencia.

"Si no se recibe atención oportuna, las erecciones posteriores serán dolorosas o le impedirán la penetración", señaló, "incluso podemos hablar de impotencia sexual por el menor flujo sanguíneo que llega a los cilindros".

La recuperación varía entre las cuatro y las ocho semanas, dependiendo de la importancia de la lesión y de la rapidez con la que se haya atendido.

Durante este tiempo, los médicos vigilarán que exista una buena cicatrización, que la erección sea asimétrica y que los cilindros o canales no se hayan obstruido. De llevar a cabo las recomendaciones médicas, pronto habrá un buen llenado sanguíneo, el cual permite la erección.

Por su naturaleza, el hombre no puede evitar la erección ante el mínimo estímulo, de hecho, diversos estudios demuestran que, mientras el bebé está en el útero de la madre, experimenta erección como respuesta fisiológica normal. En los adultos, también se produce durante el descanso, aunque no siempre como consecuencia de un sueño erótico.

Por ello, cuando hay fractura, se debe administrar fármacos que inhiban las erecciones para permitir una buena cicatrización.

Terra/Alhelí Lara/ Grupo Reforma

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS
 -

Summer Splash

Conoce lo último de la moda para este verano.

Besos

Descubre cómo le gustan los besos a los famosos.

Miami Fashion Week

Estéfano habla en exclusiva para Terra.com

Búsqueda

Links de Interes