Portada Terra USA>

Mujer


Algunas son más sensibles

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Hay unos días en la vida de toda mujer... ¡en que no se puede ni correr, ni saltar y mucho menos dormir boca abajo. Se trata del dolor en los senos relacionado con el ciclo menstrual.

Este dolor es muy normal para toda mujer, sobre todo días antes de la menstruación.
Historia continua abajo

No es algo exclusivo de las jóvenes, a todas las mujeres les pasa en algún momento de sus vidas. Luego de la ovulación, en la mitad del ciclo menstrual los senos son estimulados y crecen. A veces dos o tres días antes de menstruar, a veces 15 días antes. Hay chicas cuyos senos son hipersensibles a ese cambio, se ponen duros como piedras, aumentan de tamaño casi al doble y, sobre todo, duelen.

Los primeros cambios
En general, a partir de los 11 años de edad, se siente un pequeño cambio en tus senos porque comenzaron a crecer. Son muy importantes: serán la fuente de alimentación para tus futuros hijos.

Primero crecen sólo los pezones y alrededor de un año después se empieza a producir el tejido glandular y luego, alrededor del pezón, una zona pigmentada de color más oscuro llamada areola.

Los senos -los de los chicos también- están formados por una glándula de secreción interna (exocrina) que se parece a una uva. El tallo del racimo es una red de canales que llega hasta el pezón. Alrededor de las "uvas", está la glándula y, entre ellas, un tejido adiposo que funciona como aislante y amortiguador. En los senos no hay músculos, lo único que los sostienen son los músculos pectorales.

Después de estos procesos viene la menstruación y con ella el completo desarrollo del busto.

¿Qué causa el dolor?
"Durante el ciclo menstrual, las mamas responden a los cambios hormonales que la mujer", explica la ginecóloga María Cristina García. "A partir de la ovulación (14 días antes de la próxima menstruación) aumenta una hormona que es la progesterona".

"Ésta tiene como función global preparar al cuerpo para un embarazo en cada ciclo hormonal y una de ellas es estimular a las mamas", afirma la doctora. "Hay personas que son más sensibles que otras a este cambio hormonal. En todos los ciclos es normal, a veces más acentuado, y otras veces no".

El dolor de senos es una exageración de una respuesta normal. Y en la mayoría de los casos no dura para toda la vida. "En general eso se mejora después de embarazos y lactancia, después que la glándula cumple con su función normal", refiere García.

¿Qué hacer?
El primer tratamiento y el más sencillo es tomar vitaminas A y E, que disminuyen la hipersensibilidad de la glándula mamaria, pero tomar las vitaminas directamente de los alimentos, sugiere la doctora.

"En general recomiendo una dosis en comprimidos, en un tratamiento de un mes, dos veces por año es suficiente en la mayoría de los casos. Es importante no tomar durante mucho tiempo, sobre todo por la vitamina A, porque se acumula.

"Si sigue teniendo dolor, hay cremas que tienen una acción local, pero esto se da en casos más extremos", comenta la especialista.

En otros casos, el dolor de senos se mejora tomando anticonceptivos orales.

"Tienen la hormona progesterona (junto con estrógenos) en una dosis más baja. Entonces, durante todo el mes no estimula tanto las mamas", dice.

No a los mitos
Muchos creen que los senos que duelen se enferman mas fácilmente y eso no es verdad. Son así, como es tu color de ojos o tu color de pelo.

Es importante que los controles porque son nodulares, tienen tendencia a formar quistes y son muy fibrosos. Pero no significa que sean más propensos a patologías. El dolor de senos "no significa ni cáncer de seno, ni que en algún momento necesites una operación de", dice la Dra. García. "A veces el dolor tiene que ver con causas musculares. El dolor se irradia del músculo pectoral".

"Cuando me duelen mis senos, me toco y tengo pelotitas", comenta una joven que prefiere omitir su nombre.

Es importante un autoexamen luego de la menstruación.

"Entonces la mama está 'tranquila' ", dice Dra. García. "Al palparse, muchas se dan cuenta que lo que percibieron antes de la menstruación fue sólo un susto".

Evitar los deportes durante este período es un mito. Es verdad que el dolor de senos es molesto en tu vida diaria, pero no impide que te muevas. Es importante que uses corpiños o sostenes que sean bien ajustados y sujeten bien. Si tus senos están flojos, dolerán más.

Terra/El Norte

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS
Reforma - Sensibilidad
Reforma (Sensibilidad)

Summer Splash

Conoce lo último de la moda para este verano.

Besos

Descubre cómo le gustan los besos a los famosos.

Miami Fashion Week

Estéfano habla en exclusiva para Terra.com

Búsqueda

Links de Interes