Portada Terra USA>

Mujer


El papanicolao

¿Infecciones vaginales?

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Vaya que a las mujeres les ha tocado un papel difícil en la vida, y es que con eso de las hormonas, los cambios de humor o los períodos menstruales que en ocasiones van acompañados de cólicos, tendría suficiente, pero no es así, también pasa por las molestas infecciones vaginales.

Y es que no sólo la mujer que ya ha tenido relaciones sexuales puede contraerlas, también se presentan por una mala higiene.
Historia continua abajo

"Las infecciones vaginales tienen dos factores de riesgo: unos son las llamadas infecciones de transmisión sexual, otras son las causadas por algún proceso que favorece el crecimiento de las mismas bacterias que hay en el cuerpo, como pueden ser las infecciones por hongos o bacterias que están en la región anal", dice el ginecólogo César Arcadio Cruz Salas.

¿Quién puede padecerlas?
"Las de causa no sexual", señala, "pueden presentarlas desde una niña hasta una mujer anciana, la más frecuente es una vaginitis causada por bacterias que son propias del área del colon".

Esta es muy común en las niñas que apenas aprenden a ir al baño, debido a que no tienen una buena higiene.

"Si la niña se hace su limpieza de atrás hacia adelante, se lleva partes del excremento a la vagina y el contacto con ésta de manera repetitiva, puede favorecer a que haya una infección", expresa Cruz Salas.

Los síntomas que puede presentar son dolor, molestia, inflamación y a veces hay una secreción que tiene un olor característico y desagradable.

Otra causa se debe a los hongos que se encuentran también en la flora vaginal, entre ellos el más frecuente es la cándida albica.

"Este es un hongo que se encuentra en la flora vaginal, e incluso en la piel, sin embargo, factores que rompen el equilibrio del PH vaginal como usar ropa muy apretada o sintética como seda o poliéster, visitar albercas públicas donde no se hace un perfecto aseo, o permanecer en el área húmeda por mucho tiempo puede favorecer a su crecimiento".

Aire mucho aire para esa zona
La causa más común es por la disminución en la transpiración, por lo que el ginecólogo recomienda utilizar, de preferencia, ropa interior en algodón y no muy ajustada.

"Lo ideal es usar ropa de algodón, de preferencia holgada, además de tener un aseo normal en el área vaginal, es decir, sólo por la porción externa".

Los lavados o duchas vaginales comerciales no son muy recomendables ni para prevenir o tratar un proceso infeccioso, asegura el ginecólogo, su uso puede provocar que la flora normal sea barrida, además de cambiar el PH, favoreciendo a que crezca una bacteria patógena.

"La flora mantiene el equilibrio entre las bacterias patógenas (malas) y las buenas, si se barre ese flora, las bacterias patógenas empiezan a crecer y sobreviene una infección".

¿Cómo detectar una infección vaginal?
"Todas las pacientes con dolor crónico pélvico, que tienen flujo crónico, desechos que no son molestos pero que se presenta con cierta regularidad, y que durante las relaciones tienen dolor o incluso sangrado, deben realizarse un estudio porque pueden presentar una enfermedad inflamatoria pélvica que es de los procesos más graves asociados a una infección de transmisión o infección genital femenina", asegura Cruz Salas.

En la mujer adulta existe el flujo normal que se puede presentar, sobre todo, a mitad del ciclo, cuando está ovulando.

"Si empieza a producir ardor, comezón, molestia, dolor, o que presente un flujo café o verde, se debe sospechar que existe una infección".

Si la mujer presenta estros síntomas y no se atiende puede complicarse, porque de empezar con una vaginitis, es decir, una inflamación de las paredes de la vagina, puede ascender y llegar al cuello de la matriz inflamando el cérvix y produciendo una úlcera provocadas por hongos, bacterias o virus".

"Al llegar al cuello de la matriz", comenta, "puede seguir ascendiendo y llegar a las trompas, provocando una enfermedad inflamatoria pélvica, teniendo el riesgo de provocar una obstrucción en las trompas, esto puede ser a la larga una causa de esterilidad, formación de abscesos en las trompas o dolor crónico pélvico".

¿Qué tratamientos hay?
Afortunadamente para todo este tipo de infecciones hay un tratamiento, sólo que para cada caso es distinto.

"Cuando se trata de una niña, lo que se hace es tomar una pequeña muestra de ese flujo y se envía al laboratorio, nunca se les hace exploración ginecológica; una vez tomada la muestra y se confirma que se trata de una bacteria, el tratamiento que recibe es mediante antibióticos tomados".

El pronóstico cambia cuando la mujer ya tiene una vida sexual activa, por lo que Cruz Salas aconseja que se debe practicar el examen de papanicolau.

"Generalmente pensamos que este examen solamente nos sirve para detectar cáncer, pero también puede detectar infecciones por bacterias, hongos, virus o parásitos".

En la mujer que ya tiene una vida sexual activa, un papanicolau hecho de manera rutinaria, además de salvar a una mujer de morir de cáncer, puede detectar infecciones.

Tratamiento de pareja
Una vez detectado el origen y la causa de la infección se da al paciente el tratamiento que requiere, Cruz Salas aconseja que este sea tomado por la pareja.

"El tratamiento generalmente se le da a la pareja sexual, porque si sólo se trata a la mujer, al tener relaciones sexuales lo vuelve a contraer, porque el varón funciona como vector, es decir, le puede transmitir una infección a una mujer que no la tenga o un varón que no esté infectado y que mantiene relaciones con una mujer infectada, él va a servir de vector si tiene relaciones con otra mujer".

Es muy importante el tratamiento de pareja, asegura, mientras no se trate a los dos no va a haber un tratamiento adecuado.

Terra/Grupo Reforma

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Summer Splash

Conoce lo último de la moda para este verano.

Besos

Descubre cómo le gustan los besos a los famosos.

Miami Fashion Week

Estéfano habla en exclusiva para Terra.com

Búsqueda

Links de Interes