BUSCA
Escuela de Padres 

El hábito de la lectura empieza en la infancia

La practica de la lectura en la infancia influye en la madurez y dos tercios de los grandes lectores adultos lo eran ya entre los ocho y doce años, según un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INSEE), que destaca el papel de la influencia familiar en el desarrollo de ese habito.

fotos Estudio y diversión, tiempo para todo
articulo ¿Me ayudas con la tarea?
articulo Padres y buenas calificaciones

Historia continua abajo

Titulado "La lectura un asunto de familia", el informe precisa que la afición a la lectura en la edad adulta hunde sus raíces en la infancia: "dos tercios de los grandes lectores lo eran ya entre los 8 y los 12 años, mientras que la mitad de los adultos que no leen tampoco lo hacían de niños".

Según el estudio, publicado en el último número de la revista "INSEE-Premiere", la influencia familiar es determinante en el habito de la lectura, sin importar el nivel económico, ya que los progenitores que se interesan en los estudios de sus hijos ayudan, sin proponérselo, a que estos se conviertan en lectores.

Los grandes lectores empezaron temprano
El 65 por ciento de los "grandes lectores" ya lo eran a los doce años, el 20 por ciento leían ocasionalmente y el 15 por ciento no tocaban un libro, según el sondeo.

Por contra, en el caso de los franceses no lectores (el 42 por ciento), la proporción es inversa: el 21 por ciento eran lectores habituales, el 24 por ciento eran ocasionales y el 55 por ciento no leían cuando tenían entre 8 y 12 años.

Según el INSEE, el 58 por ciento de los franceses de más de 15 años leen de forma habitual, al menos, un libro al mes.

Se trata, mayoritariamente, de lectoras, que suponen dos tercios de los grandes adictos a la lectura.

Al igual que en la edad adulta, la lectura era una afición más propia de las jóvenes que de los adolescentes: 72 por ciento de los mujeres aseguran que leyeron mucho en su juventud, frente al 57 por ciento de los hombres.

Terra/Efe