BUSCA

 

Caligrafía, asignatura en extinción

La calidad de la letra escrita ha empeorado en los últimos años y todo apunta a que el uso de la computadora es el factor principal del retroceso en las escuelas del condado.

La enseñanza de la caligrafía parece una especie en extinción en las escuelas del mundo globalizado. O al menos, en las escuelas del condado de Miami-Dade.
Historia continua abajo

Maestros, directores de escuelas y hasta la misma presidenta de la Junta Escolar de Miami-Dade, Perla Tabares, coinciden en que la calidad de la letra escrita ha empeorado en los últimos años, y todo apunta a que el uso de la computadora es el factor principal del cambio.

La falta de dedicación
Otra de las causas es la falta de tiempo y dedicación de los profesores, quienes ya no son tan exigentes en que la letra sea clara, en que se respeten los espacios, o en que se escriba sobre la línea.

Lourdes González, maestra de la Escuela Primaria de Treasure Island, sostiene que muchos alumnos ni siquiera saben escribir en letra cursiva, que es el tipo de letra que se sigue enseñando en las escuelas del condado.

Por ejemplo, en su colegio, la asignatura de Caligrafía es enseñada en tercer grado. ``Muchas veces vienen alumnos de otros colegios y me dicen: `Nunca he estudiado eso'. La letra de esos chicos es ilegible, ni hablar de que no está inclinada como debería ser''.

``Ya no hay tiempo para el estilo ornamentado que se usaba antes'', enfatiza González. ``Amén de que ya no tiene ningún uso en el mundo de los negocios, donde predomina la utilización de las computadoras``.

Una buena caligrafía = a un buen rendimiento
Explica la docente que hay una relación directa entre el rendimiento académico de los alumnos y la calidad de la letra.

``El 95 por ciento de los que tienen letra linda muestra un rendimiento excelente, son los alumnos de A y B. En cambio, los alumnos D-F tienen una caligrafía terrible, y dan respuestas que no tienen nada que ver con la pregunta; hasta en asignaturas como Matemáticas, cometen errores tales como olvidarse de los ceros, de los puntos, del signo de dinero. Cuando les pregunto por qué hacen eso, me contestan que no saben. Un alumno con buena letra jamás se olvida de un signo, es prolijo y ordenado'', explica su experiencia.

En los colegios de Miami-Dade, la Caligrafía es una asignatura obligatoria, según Perla Tabares. ``En el jardín de infantes se empieza con la enseñanza de la caligrafía, donde se enseña la formación de las letras'', afirma Tabares. En primer y segundo grado se enseña la letra en general; en tercer grado se enseña la letra cursiva, y se continúa en cuarto grado, donde se estimulan y desarrollan los buenos hábitos. En quinto grado, la caligrafía se incluye como parte del Plan de estudios basados en aptitudes, y se define cómo escribir en forma legible.

Para ello, los colegios utilizan el sistema Zaner/Bloser. ``Luego, cada escuela decidirá qué tipo de letra quiere usar``, aclara Tabares.

Una enseñanza importante
``La enseñanza de la caligrafía es importante también en el caso de personas zurdas. Yo misma soy zurda y gracias a las clases de Caligrafía pude aprender a escribir en forma legible''.

En última instancia, Tabares reconoce que la calidad de la letra ha empeorado y tiende a agravarse con los años.

El aprendizaje de la computadora agrava la situación. ``En tercer grado se enfatiza la letra escrita, pero a partir de cuarto grado la preocupación es enseñar a usar el teclado de la computadora, sostiene Beverley Karrenbauer, ex directora (recientemente retirada) de la Escuela Primaria de Treasure Island.

``La letra escrita es otra forma de comunicación'', prosigue Karrenbauer, ``y una forma de expresar la personalidad y de decir yo soy quien soy. Cuando los alumnos empiezan a usar los procesadores de texto, eliminan esa forma de expresión particular y adquieren otra forma general, que es la computadora''.

La mala letra afecta los resultados
En la escuela que dirigía Karrenbauer se dieron cuenta de que el desmejoramiento de la letra estaba afectando también los resultados de los tests estatales por los que son evaluadas las escuelas.

``Algunos de los exámenes volvían sin ser leídos, por la imposibilidad de asignarles un puntaje de tan ilegibles que resultaban'', afirma Karrenbauer. ``Por eso, decidimos enfatizar la legibilidad en los trabajos escritos a mano, para que las personas que estuvieran leyéndolos pudieran entenderlos''.

``Es malo que un alumno no conteste alguna pregunta en los exámenes, pero que la conteste y no pueda entenderse lo que escribió, es peor''.

Según Karrenbauer, este nuevo énfasis que en su colegio le dieron a la caligrafía, fue una de las razones que contribuyeron a que la escuela de Treasure Island pasara recientemente de la D a la A en el School Accountability Report del estado de la Florida.

``Porque cuando la letra es linda, es un placer leerla, e incita al favoritismo en quien está leyendo y evaluando. En contrapartida, lo que es engorroso de leer, puede ser dejado de lado'', sentencia González.

La caligrafía ha muerto en los colegios, y resucita cada vez que los tests del estado así lo requieren. ¡Viva la caligrafía!

Terra/Graciela Mrad/El Nuevo Herald