HOT TOPICS: Junio: El mes de Papá | Verano en Familia | Remodela Tu Casa | Miss Universo 2011 | Confesiones |
BUSCA

Pequeñas barbies humanas, un sueño que se convierte en pesadilla

1 de 20
2 de 20
3 de 20
4 de 20
5 de 20
6 de 20
7 de 20
8 de 20
9 de 20
10 de 20
11 de 20
12 de 20
13 de 20
14 de 20
15 de 20
16 de 20
17 de 20
18 de 20
19 de 20
20 de 20

Facebook Glitz / Wordpress

Niñas entre los 6 meses de edad hasta los 12 años, aproximadamente, se ven forzadas a dejar sus muñecas, sus cotidianos juegos, sus inocentes experiencias y la naturalidad de la infancia para ser lanzadas por sus padres a un mundo plástico y artificial, en el que literalmente se convierten en barbies de carne y hueso, de uñas y pestañas postizas, de extensiones de pelo, de bronceados artificiales, de costosos vestidos y joyas de diseñador y de toneladas de maquillaje, entre otras cosas.

Y es que los certámenes de belleza infantil se han convertido en todo un fenómeno que mueve masas y, desde luego, lucra a quienes están detrás de su organización y logística. Varios estudios, al respecto, demuestran que mueven alrededor de 5 mil millones de dólares, aproximadamente, cada año.

Los eventos, muy comunes en los Estados Unidos, ya se han empezado a exportar a otros países. Algunos de los más reconocidos son Baby Queen, Nuestra Miss Diamante, la Liga de las Pequeñas, Niñas de Ensueño, Muñecas de Glamour, Little Miss Perfect y Niños Tropicales USA, en los que la tarifa de ingreso oscila entre los 100 y 300 dólares y los premios, en la mayoría de los casos, no superan los 200.

Sin embargo los padres no van sólo tras los obsequios que reciben las ganadoras, para ellos lo más importante es el despliegue publicitario y la fama que sus pequeñas pueden alcanzar y que, según ellos, será el trampolín que las lleve al estrellato de una exitosa carrera como modelos.

Según los testimonios de varios empresarios de este tipo de eventos, no hay peligro para las infantes pues sólo se trata de hacer realidad el sueño de convertirlas en princesas y, por ende, no hay consecuencias negativas para su desarrollo físico o intelectual.

Entre tanto los opositores señalan que los efectos sí pueden llegar a ser devastadores, como el recordado caso de Benet Ramsey, una pequeña reina que apareció muerta y con signos de abuso sexual en 1996. A esto se suman las ‘pesadas’ situaciones que se viven en este ámbito como el exceso de licor y drogas y que terminan por destruir la vida de incluso personas mayores.

Frente a ambos extremos, los psicólogos no son tan radicales. Por ejemplo, Jorge Fernández, presidente de la Asesoría Psicológica Cima Inc, opina que los efectos de éste tipo de actividades dependen de la personalidad de cada ser humano.

Los jurados
Son tan estrictos como en los concursos de adultos. Las participantes deben llevar ropa de diseñador con total glamour y etiqueta, tener conocimientos en pasarela, manejar a la perfección tacones y responder las preguntas del jurado y los medios sin timidez. Adicionalmente conocer sus mejores ángulos para posar ante las cámaras y resaltar lo mejor de sus atributos con cosméticos y maquillaje.