HEADER MARKUPS

 
 

Mujer » Mis hijos y yo

 Mi primer Girls' Night Out (con mis hijas!)
6 de Septiembre de 2012 13:08 actualizado en 9 de Septiembre de 2012 17:47

Anna y Emma listas para la gran noche

Anna y Emma listas para la gran noche
Foto: Luciana Lamberto

Por Luciana Lamberto

Cuando me mudé a NYC tenía 3 ‘roommates’ mexicanas: Denise, Silvia y Vanessa. Con ellas tuve innumerables salidas. Cine, galerías de arte, paseo por Soho, cumpleaños, cenas y muchas otras formas de celebrar nuestra estadía en la Gran Manzana.

Impusimos los miercolitos: cada miércoles una de nosotras proponía un lugar para ir y las demás nos sumábamos. Así fue como tuvimos nuestros primeros encuentros con ratas en la nieve frente a un restaurante en Alphabet City, o sobrevivimos a una noche de punk rock y gritos desaforados en el desaparecido bar CBGB.

No importaba el clima ni las distancias: siempre estábamos listas para pasar una noche entre amigas (sin creernos Carrie Bradshaw & co) Con los años, llegaron los novios y luego esposos y las salidas se convirtieron en más esporádicas. Con mi primer embarazo, empecé a ver a mis amigas menos y con la llegada de Emma y luego de Anna, mis ‘girls' night out’ literalmente desaparecieron .

Cada fase de la vida tiene sus encantos, y para mi pasaron de ser las luces de la ciudad y el ruido, a los bailes en casa con mis hijas, las películas de Shrek, y jugar a las escondidas bajo las frazadas .

Pero hace semanas, Denise celebró el cumpleaños de su novio y nos invitó a festejarlo con ellos. Como mi esposo iba a estar ausente ese fin de semana, confirmé que iría a la fiesta plus 2: Emma y Anna.

“Mommy, I want to go to the party!!!!”, repetía Emma mientras nos preparábamos para nuestra primera girls' night out’.Nuestro vecino nos llevó en su auto y ya dentro del carro, con la música, mis hijas estaban más que listas para nuestra gran fiesta.

Llegamos a Chelsea y nos recibieron muchos adultos fascinados con mis hijas. Al rato, Emma y Anna improvisaron una tarima de baile (arriba de una mesa de café en la que mi amiga tiene decenas de libros de moda, que no sufrieron ningún desmembramiento).

Bailaron por un rato, y jugaron con varias personas que había esa noche. Otro momento cumbre fue cuando llegó el pastel de chocolate y las dos reclamaron su parte.

Con la panza llena y el espíritu feliz, nos fuimos de la fiesta. Era casi la medianoche cuando llegamos a la casa. Las tres nos ‘desmayamos’ en la cama grande.

Ellas se durmieron ni bien les puse el pijama. Yo me quedé feliz, tratando de absorber esa emoción de haber tenido mi primera salida oficial con mis hijas y haberla pasado tan bien.

Con mucho cariño para mis hijas (que las amo infinitamente) y para mis amigas (que las extraño mucho).

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.