HEADER MARKUPS

 
 

Mujer » Mis hijos y yo

 Poderosas técnicas para combatir pensamientos 'intrusos' durante el embarazo… and beyond
25 de Abril de 2012 09:04 actualizado a las 10:03

Pensamientos positivos para un embarazo feliz

Pensamientos positivos para un embarazo feliz
Foto: Thinkstock

Por Patricia Blanco.

El embarazo es alegría. Claro. No podría pensar en una etapa que reafirme más la feminidad que el embarazo, no importa la gorda que nos veamos, una máquina trabaja en una armonía increíblemente perfecta dándole todos los días pinceladas a otra vida. De acuerdo.¿Entonces, por qué nos invade el miedo?.

Antes de estar embarazada, jamás pude haberme imaginado los momentos de angustia que iba a vivir durante estos meses de “crecimiento”. Desde fuera todo se ve tan tierno. Y lo es.

Pero a medida que avanzan las semanas, las pruebas médicas y las lecturas sobre la “dulce espera” comienzan a incrementarse temores que llenan de tanto miedo como un momento tormentoso.

En medio de una de estas crisis, recurrí incluso a un profesional. Sí, acababa de sobrepasar la pérdida de mi madre y empecé a desarrollar un miedo porque algo más saliera mal. Así que un buen miembro de mi familia política me escuchó con paciencia, en medio de los chorros de lágrimas que me salían frente a la computadora.

Por Skype, mi amigo me oyó con paciencia de psicólogo, me hizo preguntas que apenas podía contestar y lo primero que quería enfatizarle es que aunque fuera difícil de creer viéndome así, yo estaba muy feliz con mis bebés.

También le conté que tantos exámenes, tantas advertencias de lo que puede pasar con la placenta, los bebés, el cuello uterino, el líquido amniótico, el riesgo parto prematuro y el sinfín de cosas que estaban poniendo en mi cabeza enfermeras, bioanalistas, técnicos de ecografías y familiares, amigos y extraños con lengua poco discreta, además de las lecturas “preventivas”, me estaban enloqueciendo.

Así que pensando en esta idea de que “La mente domina al cuerpo” y con los valiosos consejos de mi querido “Pancho”, activé varias técnicas para vivir un embarazo feliz, que aquí les comparto, por si les son útiles:

1. Crea tu mantra: No soy hindú ni budista, pero me gusta y me funciona la idea de una afirmación que dicha mil veces pone tu mente en un camino positivo. Llámalo reflexión, frase guía, como sea, lo importante es que sea una y la repitas tanto como sea necesario para reafirmar tu condición de feliz embarazada. El mío es: “Gracias Dios, por permitirme disfrutar de un embarazo sano y feliz”. Listo. Lo demás va para afuera.

2. Racionaliza tus miedos: En esta valiosa conversación con mi buen amigo, vinieron unas palabras de oro de las que me agarré como una niña a la falda de su mamá. Si pensamos en realidad en las embarazadas hemos visto y conocido nos daremos cuenta de que sólo en una ínfima parte de los casos (si es que ha pasado en alguno) algo ha salido mal. La naturaleza está actuando de forma perfecta para lo que ha sido diseñada: para crear una vida. Si el cuerpo necesita más descanso, lo pide; si necesita peso, lo toma; si necesita evitar un movimiento, no permite hacerlo. Es así de simple. Si queremos racionalizar aún más,sólo el 5% de los embarazos de más de seis a ocho semanas terminan en pérdidas y normalmente ocurre en las primeras semanas de embarazo. Así que incluso siendo muy racionales, este miedo del embarazo es tonto.

3. Ubica los “pensamientos intrusos” y bótalos: Obviamente no sabía que era esto, pero cuando me lo explicó mi buen amigo entendí perfectamente. Son esos pensamientos que aparecen de repente en la mente, como una voz o una imagen y que pareciera que no podemos controlar

No queremos pensar en eso, pero ahí están. Gracias a la tecnología, cada vez que viene a mí alguno de estos pensamientos feos lo ubico como una imagen y me hago la idea de que lo estoy tomando por las esquinas (así como en los iPads y todos estas maravillas de aparaticos touchscreen que tenemos hoy), imagino que reduzco la imagen y la tiro en la papelera de mi “desktop” mental. Fuera, una y otra vez, todas las que sean necesario.

4. Celebra pequeñas metas:El embarazo está repleto de etapas. Cada semana, para mí se ha vuelto una celebración. Cuando me levanto los domingos, siento una enorme alegría porque es el día de leer la parte del What to expect when you’re expecting que corresponde a la semana de embarazo que comienza para mí. Son metas y etapas tan apasionantes que es imposible no ser motivo de celebración. En los momentos en que me entra de nuevo algún miedo es fácil mirar atrás y saber cuánto se ha avanzado: ya tu bebé tiene movimientos controlados por su cerebro, ya abre y cierra los ojos, ya tiene color en su cabello, son miles de detalles que nunca hubiera imaginado. Al recordar todo esto, ¿a quién le dan ganas de ponerse triste?

5. Valora la ignorancia: Al comienzo de algo nuevo, uno quiere saber de todo. Y se pone a leer. Y lee lo bueno y por ahí aparece lo malo. Y es inevitable que quede algún rastro fastidiando y capaz que hasta se convierta en un pensamiento de esos “intrusos”.

Desde hace unos meses opté por solamente leer sobre el embarazo aquellas cosas que me hagan más feliz, o sea, la evolución de las vidas que llevo dentro de mí. Lo demás ha quedado fuera. Empiezan diciéndote que a lo mejor sientes molestia en las piernas y terminan hablándote de la preclampsia y un montón de cosas que pueden ocurrir y que muy probablemente nunca vivirás (afortunadamente), pero ahí se te siembra el temor. Así que prefiero ver ropa de bebé, aprender cómo funciona la lactancia, buscar ideas para decorar el cuarto de los gemelos. La ignorancia ha sido buena para mí. Hago menos preguntas en los consultorios y así me lleno de salud mental, que estoy segura que será un buen aporte para mis hijos.

A mí me han funcionado. Ojalá que a ustedes alguna les sirva. Ahora me despido con la foto de una de esas imágenes que tengo para combatir los pensamientos intrusos: estos hermosos baby twins.

Terra - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.