Portada de Miss Universo 2010

¿Se puede amar a dos personas al mismo tiempo?

0 comments
Foto: (Getty Images)
El amor es uno de los sentimientos más profundos que el ser humano necesita para ser feliz. Es una de las primeras sensaciones que nos invaden desde pequeños, generalmente, hacia nuestros padres.

Esta primera forma de amor no es monogámica. Amamos a ambos padres al mismo tiempo; sin embargo, hablar del amor en una relación de pareja es distinto. Para nuestra sociedad no es aceptable estar con varias parejas a la vez; no obstante, esto no implica necesariamente amar.

El amor de pareja comprende dos etapas: el enamoramiento y el amor real. En el enamoramiento todo parece ser maravilloso, no vemos defectos o no los consideramos un problema; creemos que hemos encontrado la pareja ideal.

En la segunda etapa, amor real, podemos ver tanto virtudes como defectos y somos capaces de aceptarlos como parte de nuestra pareja; a esto se le llama AMAR. En esta etapa la relación se vuelve más firme, podemos ser nosotros mismos y generamos un compromiso que incluye la fidelidad. Llegar a esta etapa no es una tarea fácil, requiere de una madurez emocional firme. Existen personas que se “enamoran” del enamoramiento, y pasan de una a otra relación, evitando enfrentarse a los defectos del otro. Es en estos momentos donde pueden buscar a otra persona y revivir una vez más el “encantamiento”, sin llegar al amor.

En otros casos, el buscar una segunda pareja se debe a que con el tiempo permitimos que se perdiera algo fundamental en nuestra relación. La rutina o los deberes acaparan nuestro tiempo, no comunicamos todo lo que necesitamos para sentirnos amados o no escuchamos lo que a nuestra pareja le falta, por lo que buscamos fuera lo que, internamente, podría tener solución.

La comunicación, el tiempo en pareja y la búsqueda constante de objetivos comunes hacen que la relación se renueve y vaya cambiando, de acuerdo con los diferentes retos que la vida nos pone en el camino. Una relación nunca será la misma; la posibilidad de hablar y escuchar a nuestra pareja sobre lo que sucede, nos dará la pauta para renovar nuestro compromiso.

Cada persona y cada relación son diferentes. Para encontrar las motivaciones que llevan a una persona a no poder comprometerse a profundidad, son muchas. Lo importante es preguntarnos qué buscamos en una relación y, más aún, qué estamos haciendo para generarlo y, en caso de sentir que el problema nos rebasa, pedir ayuda profesional.

Con información de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México.