Portada Terra USA > Salud

Salud 

Embarazos no deseados

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Los médicos de atención primaria reclaman más información para prevenir los embarazos no deseados y que ésta también incida de forma especial en los varones, que hasta ahora no parecían tener ninguna responsabilidad. Si la concepción es cosa de dos, ¿por qué el embarazo no?

corazon Dieta para la fertilidad: los nutrientes que necesitas para concebir

Historia continua abajo

Respecto a las últimas dos o tres décadas los esfuerzos para prevenir los embarazos no deseados en adolescentes se han multiplicado desde todos los ámbitos, pero a tenor de los últimos datos, estas iniciativas son todavía insuficientes. Hay que potenciar la comunicación entre los médicos de atención primaria, los especialistas, los profesores y los trabajadores sociales así como trabajar para que la comunicación padres e hijos sea más fluida y aumente el grado de confianza entre ellos.

La realidad es que aunque los profesores y los médicos son muy accesibles, los jóvenes no siempre recurren a ellos. En este sentido, la Dra.Gutiérrez cree que uno de los principales problemas de la atención primaria es que los médicos de los jóvenes somos los mismos médicos de sus padres y como ya no hay confianza suficiente entre ellos, muchas veces tampoco se atreven a preguntarnos abiertamente a nosotros porque creen que como conocemos a sus padres se los vamos a contar, cuando no es así.

En el ámbito educativo, todos los centros dedican jornadas a la educación sexual, pero también deben trabajar más en este sentido ya que con un par de semanas al año no basta. La educación sexual debe ser un tema recurrente en las aulas y del que los jóvenes puedan hablar libremente, sin tabúes.

Los embarazos son cosa de dos
Los preservativos los tienen que llevar las chicas", tan rotundo como cierto. Esta necesidad de ampliar la información tiene que incidir más en los adolescentes varones ya que hasta ahora siempre han estado un poco al margen de esta situación. Hay que descartar la idea de que el embarazo no deseado es sólo responsabilidad de la mujer. Y es que el embarazo es un problema para la mujer, fundamentalmente (eso es evidente), pero para que haya concepción ha de haber un hombre.

En general, las chicas están muchos más concienciadas que ellos sobre la importancia de los métodos anticonceptivos para prevenir embarazos y también del preservativo para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Los padres, el personal sanitario y los profesores tienen mucho trabajo por delante para conseguir que "se deje de plantear el embarazo no deseado como un tema exclusivo de las mujeres, de las madres solteras, porque en la concepción participan dos partes, un hombre y una mujer, y hasta ahora, siempre son las chicas las que van a la consulta", lamentó la Dra. Gutiérrez.

Adolescentes con perfiles de riesgo

Existen una serie de factores de riesgo que predisponen a ciertas chicas a tener mayores posibilidades de quedarse embarazadas sin desearlo. Los embarazos no deseados son más frecuentes en chicas que previamente ya han tenido un embarazo no deseado, que tienen o han tenido enfermedades de trasmisión sexual, son adictas al alcohol o la drogas, tienen problemas mentales o provienen de familias con antecedentes de malos tratos, alcoholismo, etc.

Pertenecer a una clase social baja no sería tan determinante como anteriores aspectos porque como demuestran las encuestas, los embarazos no deseados se producen en todos los sectores de la sociedad.

Madres adolescentes

Generalmente las madre adolescentes son personas que al final se hacen cargo solas de los hijos porque la relación con el padre del niño no suele estar plenamente establecida ni es sólida como para sobrellevar una situación tan delicada e importante como la maternidad.

En algunos casos las adolescentes implican a la familia para que se hagan cargo de los críos y así ellas poder continuar estudiando", continuó. "De lo contrario han de dejar los estudios y ponerse a trabajar en lo primero que encuentren", lo que sin duda, limita sus oportunidades de futuro.

Un embarazo en la adolescencia frena la evolución de las jóvenes como personas ya que ellas mismas son personas que están convirtiendo en adultas y que necesitan una cierta libertad para completar esta etapa de la vida.

Por otra parte, la educación que estas madres adolescentes puedan ofrecer a sus hijos tampoco suele ser la más adecuada ya que ellas mismas no han tenido la oportunidad de formarse.

Terra España-USA

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Fergie en lucha contra el SIDA

La cantante ha aportado su granito de arena ayudando en calidad de...

Indocumentados no reciben atención médica

Miles de inmigrantes no reciben una atención médica justa, ya que por...

1 de cada 10 mujeres sufren de depresión

Estudios revelan de 1 de cada 10 mujeres embarazadas sufren de depresión,...
Búsqueda