Portada Terra USA > Salud

Enfermedades Cardiovasculares 

Vivir con un Marcapasos

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Vivir con un Marcapasos

Vivir con un marcapasos:

Con los avances tecnológicos, los marcapasos actuales duran generalmente de ocho a diez años (dependiendo del tipo de enfermedad cardiaca) y, en la mayoría de los casos, permiten que el paciente lleve una vida normal. Además, con los avances en los sistemas de circuitos de los marcapasos, se ha reducido el riesgo de interferencias de ciertos aparatos, como por ejemplo los microondas, que en el pasado, podían alterar o afectar de alguna forma a los marcapasos. Sin embargo, es necesario tomar ciertas precauciones cuando una persona tiene un marcapasos.

¿Qué precauciones debo tener con mi marcapasos?

En el pasado, las personas que llevaban un marcapasos corrían el riesgo de interferir en el uso apropiado de su marcapasos si se acercaban mucho al distribuidor de un automóvil, a un radar, a un microondas, a una manta eléctrica o a los detectores de seguridad de los aeropuertos. Sin embargo, con mejorías en tecnología de los marcapasos, este tipo de interferencia es menos común.

Es necesario tener siempre en cuenta las siguientes precauciones. Hable en detalle con su médico sobre ellas:

  • Tenga cuidado cuando pase por los detectores de seguridad de los aeropuertos. Pregunte a su médico si es seguro pasar por dichos detectores con su tipo específico de marcapasos.
  • Evite los aparatos de imagen por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI) u otros campos magnéticos grandes.
  • Absténgase de la diatermia (utilización de calor en fisioterapia para tratar los músculos).
  • Apague los motores grandes, como los de los automóviles o los barcos, si está trabajando en ellos (estos pueden "confundir" temporalmente el ritmo de su marcapasos).
  • Evite las maquinarias de alto voltaje o de radar, como las de los transmisores de radio o de televisión, los soldadores de arco eléctrico, los cables de alta tensión, las instalaciones de radar o los hornos de fundición.
  • Si un dentista o un cirujano tiene que someterlo a un procedimiento quirúrgico, dígale que lleva un marcapasos, de esta forma no se utilizará la electrocoagulación para controlar las hemorragias (el aparato de electrocoagulación puede cambiar la programación del marcapasos).
  • Lleve siempre consigo la tarjeta de identificación en la que consta que tiene un marcapasos.
  • Puede que tenga que tomar medicamentos antibióticos antes de cualquier procedimiento médico invasivo para evitar infecciones que puedan afectar a su marcapasos.

Consulte siempre a su médico si tiene alguna duda sobre el uso de ciertos instrumentos cerca de su marcapasos.

¿Puedo participar en actividades diarias normales con un marcapasos?

Una vez que le hayan implantado el marcapasos, la gente con marcapasos deberá ser capaz de realizar las mismas actividades que cualquier otra persona perteneciente a su grupo de edad. Cuando lleva un marcapasos, podrá seguir haciendo lo siguiente:

  • Hacer ejercicio moderado, según le aconseje su médico.
  • Conducir su automóvil o viajar.
  • Volver a trabajar.
  • Trabajar en el jardín o en su casa.
  • Participar en deportes y otras actividades de recreo.
  • Bañarse o ducharse.
  • Mantener relaciones sexuales.

Al realizar actividades físicas, deportivas o de recreo, las personas con un marcapasos deberán evitar recibir golpes en la zona donde está el marcapasos. Un golpe en el pecho cerca del marcapasos puede alterar su funcionamiento. Si recibe un golpe en esa zona, vaya al médico.

Siempre consulte a su médico si se siente mal después de realizar alguna actividad, o si tiene alguna pregunta sobre una actividad nueva que desee empezar.

¿Cómo puedo estar seguro de que mi marcapasos funciona bien?

Aunque su marcapasos está diseñado para durar varios años, compruebe siempre su marcapasos con regularidad para asegurarse de que funciona correctamente. El método adecuado para comprobar la precisión de su marcapasos incluye lo siguiente:

  • Tómese el pulso con frecuencia para estar seguro de que el marcapasos lo mantiene en el ritmo deseado.
  • Revise su "conductor de ritmo" (el conductor que envía información desde el corazón hasta el marcapasos) con un electrocardiograma (su sigla en inglés es ECG) en el consultorio de su médico. Además, podría participar en la obtención de revisiones telefónicas periódicas de su marcapasos. Su médico le dará las instrucciones específicas.
  • Acuda a su médico con frecuencia para las revisiones.
  • Informe a su médico inmediatamente si tiene síntomas inusuales o si nota síntomas parecidos a los que tenía antes de que le insertasen el marcapasos.

Siempre consulte a su médico si necesita más información.

¿Qué es el pulso?

El ritmo del pulso es la medida de la frecuencia cardiaca, es decir, del número de veces que el corazón late por minuto. Cuando el corazón impulsa la sangre a través de las arterias, las arterias se expanden y se contraen con el flujo de la sangre. Al tomar el pulso no sólo se mide la frecuencia cardiaca, sino que también puede indicar:

  • El ritmo del corazón (un ritmo anormal podría indicar un desorden cardiaco).
  • La fuerza del pulso (un pulso débil puede indicar un latido cardiaco rápido en el que algunos latidos son demasiado débiles y no se perciben, insuficiencia cardiaca o un volumen bajo de sangre en el sistema circulatorio).

El pulso normal de los adultos sanos oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. El pulso podría fluctuar y aumentar con el ejercicio, las enfermedades, las lesiones y las emociones. Las niñas a partir de los 12 años y las mujeres en general suelen tener el pulso más rápido que los niños y los hombres. Los deportistas, como los corredores, que hacen mucho ejercicio cardiovascular, pueden tener ritmos cardiacos de hasta 40 latidos por minuto sin tener ningún problema.

Dibujo que demuestra la forma de tomar el pulso
Clic Imagen para Ampliar

Cómo tomarse el pulso:

Cuando el corazón impulse la sangre a través de las arterias, notará sus latidos presionando con firmeza en las arterias, que están localizadas cerca de la superficie de la piel en ciertos lugares del cuerpo. El pulso se puede encontrar en el lateral de la parte baja del cuello, en la parte interior del codo o en la muñeca. Cuando se tome el pulso:

  • Utilizando las yemas de los dedos índice y corazón, presione suavemente pero con firmeza sobre las arterias hasta que note el pulso.
  • Empiece a contar las pulsaciones cuando el segundero del reloj marque las 12.
  • Cuente su pulso durante 60 segundos (o durante 15 segundos y después multiplíquelo por cuatro para calcular los latidos por minuto).
  • Mientras esté contando, no mire al reloj continuamente, más bien concéntrese en las pulsaciones.
  • Si no está seguro de los resultados, pídale a otra persona que cuente por usted.

Si su médico le ha ordenado que se controle el pulso y le resulta difícil encontrarlo, consulte con el médico para que le dé más instrucciones.

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red de Las Enfermedades Cardiovasculares.

Terra/Dr.Tango

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Donación de órganos

Una charla abierta sobre la importancia de donar órganos y dar vida....

Alcoholismo en las mujeres

Las mujeres son más propensasn a volverse adictas del alcohol y a...

Myrka Dellanos lee cuentos a niños

Myrka es portavoz hispana de Colgate Total y se unió a la...
Búsqueda