Portada Terra USA > Salud

Cirugía Ortopédica 

Dolores y Problemas del Pie

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Los Dolores y Los Problemas del Pie

Anatomía del pie
Clic Imagen para Ampliar

Anatomía del pie:

El pie es una de las partes más complejas del cuerpo; consta de 38 huesos unidos por numerosas articulaciones, músculos, tendones y ligamentos. El pie es propenso a sufrir mucha tensión. Los problemas del pie pueden causar dolor, inflamación o lesiones que, a su vez, limitan el movimiento y la movilidad.

¿Cuáles son los diferentes tipos de problemas del pie?

El dolor de pies suele ser el resultado de una función inadecuada del mismo. El uso de calzado inadecuado puede empeorar, e incluso provocar problemas en el pie. El calzado que se amolda perfectamente al pie y le brinda un buen soporte al arco puede evitar irritaciones en las articulaciones y la piel del pie. Existen muchos tipos de problemas del pie que afectan al talón, los dedos, los nervios, los tendones, los ligamentos y las articulaciones del pie.

Los síntomas de los problemas del pie pueden parecerse a los de otras condiciones y problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Qué son los espolones calcáneos?

El espolón calcáneo es un crecimiento óseo sobre el hueso del talón, en especial en la parte inferior delantera del hueso del talón, en la cual el hueso se une con la fascia plantar. Si la fascia plantar, una banda larga de tejido conectivo que se extiende desde el talón hasta la base de los dedos del pie, se estira excesivamente, puede provocar un crecimiento óseo o espolón. Este tejido conectivo sostiene el arco y sirve para amortiguar los impactos durante la actividad. El dolor se produce como consecuencia del esfuerzo y la inflamación de la fascia plantar al tirar del hueso.

A veces, el reposo puede aliviar el dolor que producen los espolones calcáneos. Otras opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

  • Uso de calzado (para brindar mayor apoyo al hueso y a la articulación).
  • Inyecciones de esteroides (para aliviar la inflamación).
  • Cirugía (una opción a tener en cuenta para condiciones prolongadas).

¿Qué es un callo?

Los callos son durezas o callosidades de color amarillento que aparecen en los dedos del pie. Los callos se producen como consecuencia de abuso o presión. Suelen aparecer en la zona en la que el dedo roza el zapato u otro dedo.

Los callos pueden causar gran incomodidad y dolor. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Colocación de almohadillas en la zona del callo.
  • Uso de calzado más holgado y cómodo para evitar el roce.
  • Cirugía.

Para evitar la aparición de callos se aconseja comprar zapatos que calcen adecuadamente.

¿Qué es un bunio?

Un bunio es una protuberancia ósea o de tejido alrededor de una articulación. Los bunios pueden aparecer en la base del dedo gordo o del meñique y se presentan con frecuencia cuando la articulación tiene presión por un tiempo prolongado. Las mujeres suelen ser las más afectadas porque usan zapatos estrechos, puntiagudos y cerrados. Los bunios también pueden aparecer como consecuencia de la artritis que suele afectar a la articulación del dedo gordo.

El tratamiento de los bunios puede variar según el grado de dolor y deformidad. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Uso de calzado adecuado y cómodo (en especial, zapatos que se adapten bien al contorno del pie y no lo aprieten demasiado).
  • Cirugía (para aliviar el dolor, no con fines cosméticos).
  • Colocación de almohadillas en la zona afectada.

¿Qué es el neuroma de Morton?

El neuroma de Morton es la acumulación de tejido benigno (no canceroso) en los nervios que se extienden entre los huesos largos del pie. El neuroma de Morton aparece cuando se produce fricción entre dos huesos y aprietan el nervio. Los neuromas aparecen con mayor frecuencia entre los huesos que corresponden al tercer y cuarto dedo del pie. El neuroma de Morton suele producir hinchazón, aumento de la sensibilidad y dolor. Si el dolor se vuelve severo, puede provocar hormigueo, entumecimiento o ardor en los dedos del pie. Suele producirse después de permanecer de pie o caminar durante mucho tiempo.

El tratamiento de esta condición puede incluir reposo y, o el cambio del calzado por otro que no restrinja el pie. Si el problema persiste, se podría considerar la aplicación de inyecciones de cortisona o una intervención quirúrgica.

¿Qué es el dedo en martillo?

El dedo en martillo es una condición en la que el dedo se encorva de modo que sobresale la articulación media del dedo afectado. Esta condición se suele agravar si se utilizan zapatos ajustados que ejercen presión sobre el dedo en martillo. A menudo, también aparecen callosidades en este lugar.

El tratamiento del dedo en martillo puede incluir lo siguiente:

  • Colocación de una almohadilla para el dedo del pie sobre la protuberancia ósea.
  • Modificación del calzado de modo que se adecúe al dedo deformado.
  • Extracción quirúrgica
Dibujo que demuestra los tres ligamentos comprometidos en una torcedura o esguince del tobillo
Clic Imagen para Ampliar

¿Qué es un esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos del pie en la zona del tobillo. Los ligamentos son bandas resistentes de tejido elástico que unen los huesos entre sí. Un esguince de tobillo se puede producir cuando el tobillo se tuerce hacia afuera (y la planta del pie queda enfrentada con el otro pie). Entre las causas del esguince de tobillo se pueden citar la debilidad muscular, los ligamentos flojos o los zapatos con tacos de aguja.

Los síntomas de un esguince dependen de la severidad de la lesión, es decir, en qué medida se han estirado o desgarrado los ligamentos. Los síntomas pueden incluir hinchazón, dolor y moretones. El tratamiento dependerá de la severidad del esguince, pero puede incluir lo siguiente:

  • Envolver el tobillo con una cinta o venda elástica.
  • Aplicar bolsas de hielo (para reducir la inflamación).
  • Mantener el tobillo elevado.
  • Reanudar gradualmente la práctica de caminatas y ejercicios.
  • Una bota de yeso (para esguinces moderados).
  • Cirugía (para esguinces severos).
  • Fisioterapia.

¿Qué es una fractura de pie?

Dada la cantidad de huesos que tiene el pie, 38, cualquiera de ellos se puede quebrar. Muchas fracturas no requieren cirugía, ni siquiera un yeso, puesto que se curan por sí solas con algún tipo de soporte. Cuando se fractura el pie, suele producirse dolor e hinchazón en el lugar de la fractura. El lugar de la fractura determinará el tipo de tratamiento y, si fuera necesario, podría incluir lo siguiente:

  • Fracturas en la articulación del tobillo
    Estas fracturas pueden ser graves y requieren atención médica inmediata. Las fracturas de tobillo suelen requerir la colocación de un yeso y, en algunos casos, es necesario recurrir a la cirugía si los huesos están demasiado separados o mal alineados.
  • Fracturas en los huesos del metatarso
    Las fracturas del metatarso, situado en la parte media del pie, no suelen exigir la colocación de un yeso. Un calzado de suela bien rígida sea quizá el único soporte que el pie necesita para curarse. En algunos casos, será necesario recurrir a la cirugía para corregir la posición de los huesos o segmentos fracturados.
  • Fracturas en el hueso sesamoideo
    Los huesos sesamoideos son dos huesos pequeños y redondos situados en el extremo del hueso metatarsiano del dedo gordo. En general, una suela acolchada puede ayudar a aliviar el dolor. Sin embargo, en algunos casos quizá sea necesario extraer el hueso sesamoideo por medios quirúrgicos.
  • Fracturas de los dedos
    Las fracturas de los dedos del medio se pueden curar sin colocar un yeso. Para las fracturas del dedo gordo o del meñique quizá sea necesario colocar un yeso o recurrir a la cirugía.

¿Qué es el dolor de pies?

El dolor de pies puede ser un factor debilitador para una persona que tenga un estilo de vida activo. El dolor de pies puede tener muchas causas, desde fracturas y esguinces hasta daños en los nervios. En la lista siguiente se indican las tres zonas de dolor de pies más frecuentes y sus causas:

  • Dolor en la base de los dedos
    La causa del dolor en la base de los dedos, situada en la planta del pie detrás de los dedos del pie, puede ser una lesión de la articulación o de los nervios en la zona. Además, un crecimiento benigno (no canceroso), como por ejemplo el neuroma de Morton, puede ser el causante del dolor. La aplicación de inyecciones de corticoesteroides y el uso de calzado con refuerzos pueden aliviar el dolor. En algunos casos, es necesario recurrir a la cirugía.
  • Fascitis plantar
    La fascitis plantar se caracteriza por un dolor severo en el talón del pie, en especial al ponerse de pie después de haber estado en reposo. La condición se debe a una lesión por uso excesivo de la planta del pie y puede producir inflamación en la zona de la fascia, una banda de tejido fuerte y flexible que une el hueso del talón con la base de los dedos del pie.

    La fascitis plantar es más frecuente en las mujeres, las personas obesas, las personas cuyo trabajo les exige caminar mucho o estar de pie sobre superficies duras, las personas que tienen pies planos y las que tienen arcos vencidos. Caminar o correr, en especial si los músculos de la pantorrilla están demasiado tensos, puede también causar esta condición.

    El tratamiento puede incluir lo siguiente:
    • Reposo.
    • Aplicación de bolsas de hielo.
    • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
    • Ejercicios de estiramiento de los tendones de Aquiles y de la fascia plantar.
  • Lesión del tendón de Aquiles
    El tendón de Aquiles es el tendón más largo del cuerpo humano. Sin embargo, es también el lugar en el que se producen con mayor frecuencia roturas y tendinitis (inflamación del tendón por uso excesivo).

    La tendinitis de Aquiles se produce por el uso excesivo del tendón y de los músculos de la pantorrilla. Los síntomas pueden incluir dolor leve después del ejercicio que aumenta gradualmente, rigidez que desaparece con el calentamiento del tendón e hinchazón. El tratamiento puede incluir lo siguiente:
    • Reposo.
    • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
    • Dispositivos de refuerzo y, o vendajes para el músculo y el tendón.
    • Estiramiento.
    • Masajes.
    • Ondas ultrasonoras.
    • Ejercicios de resistencia.
    • Cirugía.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Cirugía Ortopédica

Terra/Dr.Tango

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Donación de órganos

Una charla abierta sobre la importancia de donar órganos y dar vida....

Alcoholismo en las mujeres

Las mujeres son más propensasn a volverse adictas del alcohol y a...

Myrka Dellanos lee cuentos a niños

Myrka es portavoz hispana de Colgate Total y se unió a la...
Búsqueda