Portada Terra USA > Salud

Dermatología 

Rubéola (Sarampión Alemán)

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

La Rubéola (Sarampión Alemán)

¿Qué es la rubéola (Sarampión alemán)?

La rubéola es una enfermedad viral cuyo resultado es un exantema viral. "Exantema" es otro nombre para una erupción de la piel. Se propaga de un niño a otro a través del contacto directo con la secreción de la nariz y de la garganta.

Advertencia

Las mujeres embarazadas que hayan estado expuestas a la rubéola deben buscar atención médica inmediatamente.

Generalmente, los bebés y los niños que desarrollan la enfermedad sólo experimentan una erupción de la piel y efectos secundarios leves. Sin embargo, los niños que contraen rubéola a través de sus madres durante el embarazo pueden tener defectos congénitos y consecuencias graves. Además, es muy peligroso que una mujer embarazada esté en contacto con alguien que padece rubéola, ya que la enfermedad podría provocar un aborto espontáneo.

¿Cuál es la causa de la rubéola?

La rubéola es producida por un virus denominado Rubivirus. Puede transmitirse de una madre embarazada al feto o por secreciones de otra persona infectada. Es más frecuente a finales del invierno y principios de la primavera. Puede prevenirse mediante una inmunización adecuada con la vacuna contra la rubéola.

¿Cuáles son los síntomas de la rubéola?

La enfermedad en sí no tiene consecuencias a largo plazo. La mayor preocupación consiste en evitar que un niño afectado infecte a una mujer embarazada. Las señales de rubéola en un niño pueden tardar de 14 a 21 días en desarrollarse luego de que el mismo entra en contacto con la enfermedad. Es importante saber que un niño es más contagioso al producirse el brote de la erupción. Sin embargo, es posible que el niño comience a ser contagioso 7 días antes del comienzo de la erupción y lo siga siendo hasta los 14 días posteriores a la aparición de la misma. Por lo tanto, los niños pueden contagiar incluso antes de saber que tienen la enfermedad. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la rubéola. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Rubéola infantil
    • La rubéola puede comenzar con un periodo de malestar general, fiebre baja y diarrea. Este periodo puede durar de uno a cinco días.
    • Luego, aparece una erupción rosa con áreas de lesiones pequeñas y elevadas.
    • La erupción comienza en la cara y luego se extiende al tronco, los brazos y las piernas.
    • Generalmente, la erupción de la cara mejora a medida que la misma se extiende a los brazos y las piernas.
    • Desaparece habitualmente del tercer al quinto día.
    • También pueden hincharse los nódulos linfáticos en el cuello.
    • Los niños más grandes y los adolescentes pueden experimentar dolor e inflamación en las articulaciones.
  • Rubéola congénita (la rubéola que se presenta al nacer; el niño la contrae de su madre mientras se encuentra en el útero). Esta rubéola puede provocar muchos problemas, incluidos los siguientes:
    • Cataratas en los ojos.
    • Problemas cardiacos.
    • Retraso mental.
    • Retraso del crecimiento.
    • Hígado y bazo agrandados.
    • Lesiones de la piel.
    • Problemas de sangrado.

Los síntomas de la rubéola pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos de la piel. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la rubéola?

La rubéola se diagnostica normalmente basándose en un historial médico completo y un examen físico de su hijo. Las lesiones de la rubéola tienen características únicas y normalmente el diagnóstico puede realizarse mediante el examen físico. Además, el médico de su hijo puede solicitar análisis de sangre o de orina para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento para la rubéola:

El tratamiento específico para la rubéola será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historial médico.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos y procedimientos o
    a terapias específicas.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento de la rubéola es ayudar a prevenir o disminuir la gravedad de los síntomas. Puesto que es una infección viral, no hay cura para la rubéola. El tratamiento puede incluir:

  • Aumento en el consumo de líquidos.
  • Reposo.

Prevención de la rubéola:

Desde la introducción de la vacuna contra la rubéola, la incidencia de la enfermedad ha disminuido en más de un 99 por ciento. En la actualidad, la mayoría de los casos se producen en adultos no vacunados. La vacuna contra la rubéola generalmente se aplica en combinación con la vacuna contra el sarampión y las paperas. Se denomina vacuna MMR. Generalmente, se administra cuando el niño tiene de 12 a 15 meses y luego nuevamente entre los 4 y 6 años.

Otras maneras de prevenir la propagación de la rubéola:

  • Los niños no deben asistir a la escuela durante los 7 días posteriores a la aparición de la erupción.
  • Los niños que nacen con rubéola se consideran contagiosos durante el primer año de vida.
  • Asegúrese de que todas las personas que estén en contacto con su hijo hayan sido debidamente inmunizados.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Dermatología

Terra/Dr.Tango

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Donación de órganos

Una charla abierta sobre la importancia de donar órganos y dar vida....

Alcoholismo en las mujeres

Las mujeres son más propensasn a volverse adictas del alcohol y a...

Myrka Dellanos lee cuentos a niños

Myrka es portavoz hispana de Colgate Total y se unió a la...
Búsqueda