Portada Terra USA > Salud

Embarazo de Alto Riesgo 

Hipertensión Crónica

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

La Hipertensión Crónica

¿Qué es la hipertensión crónica?

La presión sanguínea es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes arteriales. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a las arterias. Cuando el corazón se contrae y bombea la sangre se alcanza la máxima presión sanguínea. La presión sanguínea alta, o hipertensión, directamente aumenta el riesgo de cardiopatía coronaria (ataque al corazón) y de accidente cerebrovascular (embolia cerebral). En el adulto, la hipertensión se define como presión sanguínea:

  • Mayor o igual a 140 mm Hg presión sistólica. (Presión que alcanza el máximo cuando el corazón se contrae y bombea la sangre, denominada presión sistólica.)
  • Mayor o igual a 90 mm Hg presión diastólica. (Entre cada latido, cuando el corazón está en reposo, la presión decae, denominada presión diastólica.)

Cuando una mujer tiene hipertensión preexistente o la desarrolla antes de la vigésima semana de embarazo, se denomina hipertensión crónica. Menos del 3 por ciento de las mujeres tienen este trastorno.

Otras formas de hipertensión durante el embarazo incluyen la hipertensión inducida por embarazo (HIE), también conocida como toxemia o preeclampsia. Algunas mujeres con hipertensión crónica también desarrollan HIE y en consecuencia pueden presentar un trastorno potencialmente grave.

¿Cómo afecta el embarazo a la hipertensión crónica?

En general no hay aumento de riesgo en la mayoría de las mujeres con hipertensión crónica leve si no existen otras complicaciones. No obstante, si la hipertensión es grave, hay otros trastornos como la diabetes o si la HIE se presenta con hipertensión crónica, los riesgos son mucho más altos para la madre y el bebé.

Los riesgos de hipertensión crónica grave en el embarazo pueden incluir, pero no se limitan a:

  • Aumento de presión sanguínea
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Hemorragias cerebrales
  • Insuficiencia renal
  • Abruptio placentae o desprendimiento normoplacentario (desprendimiento temprano de la placenta)
  • Trastornos de coagulación

Los riesgos para el feto y el neonato dependen de la gravedad de la enfermedad y pueden incluir, pero no se limitan a:

  • Retardo de crecimiento intrauterino (RCIU) - disminución del crecimiento fetal debido a la insuficiencia de flujo sanguíneo
  • Nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo)
  • La muerte del feto

Control de la hipertensión crónica durante el embarazo:

Son importantes la atención médica prenatal, el monitoreo esmerado de la presión sanguínea al igual que otros factores. Las mujeres que padecen de presión sanguínea alta a menudo necesitan continuar tomando sus medicamentos antihipertensivos. El médico puede cambiar la medicación habitual por otro antihipertensivo más seguro durante el embarazo.

Es posible realizar análisis de laboratorio con regularidad para controlar los valores de una serie de sustancias en sangre y orina relacionadas con la hipertensión. También se pueden realizar otros estudios para monitorear la función cardíaca y renal. Los estudios fetales pueden comenzar en el segundo trimestre y pueden incluir:

  • Ecografía (para medir el crecimiento fetal)
  • Prueba sin estrés - mide la frecuencia cardíaca fetal en respuesta a los movimientos naturales del feto.
  • Perfil biofísico - prueba que combina la ecografía con la prueba sin estrés.
  • Estudio del flujo por Doppler - tipo de ecografía que utiliza ondas sonoras para medir el flujo sanguíneo.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Embarazo de Alto Riesgo

Terra/Dr.Tango

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Donación de órganos

Una charla abierta sobre la importancia de donar órganos y dar vida....

Alcoholismo en las mujeres

Las mujeres son más propensasn a volverse adictas del alcohol y a...

Myrka Dellanos lee cuentos a niños

Myrka es portavoz hispana de Colgate Total y se unió a la...
Búsqueda