Portada Terra USA > Salud

Embarazo de Alto Riesgo 

Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE)

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

La Hipertensión Inducida por el Embarazo (HIE)

¿Qué es la hipertensión inducida por el embarazo (HIE)?

La HIE es una forma de presión sanguínea alta durante el embarazo. Se presenta en aproximadamente entre el 5 y el 8 por ciento del total de los embarazos. Otro tipo de presión sanguínea alta es la hipertensión crónica (presión sanguínea alta que se presenta antes del comienzo del embarazo).

La hipertensión inducida por el embarazo también se conoce como toxemia o preeclampsia. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes primerizas. Es más frecuente en embarazos gemelares, en mujeres con hipertensión crónica, diabetes preexistente y en mujeres que sufrieron HIE en un embarazo anterior.

Generalmente, las tres características principales de este trastorno son:

  • Presión sanguínea alta (lectura de la presión sanguínea mayor a 140/90 mm Hg, o un aumento significativo de una o ambas presiones)
  • Proteínas en la orina
  • Edema (tumefacción)

La eclampsia es una forma severa de HIE y una de sus consecuencias son las convulsiones. Este trastorno se presenta en aproximadamente 1 de cada 1600 embarazos y se desarrolla, en la mayoría de los casos, cerca del término del embarazo.

El síndrome de HELLP es una complicación de la preeclampsia severa o eclampsia. Se caracteriza por un conjunto de cambios físicos, entre los que se incluyen la (H) hemolisis, que es la desintegración de los glóbulos rojos, el (EL) elevado número de enzimas en el hígado y el (LP) bajo número de plaquetas (células que se encuentran en la sangre, necesarias para la coagulación sanguínea y, por lo tanto, para el control del sangrado).

¿Cuáles son las causas de la HIE?

Se desconocen aún las causas de la HIE. Algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar HIE, entre ellos:

  • Hipertensión preexistente (presión sanguínea alta)
  • Enfermedad renal
  • Diabetes
  • HIE en un embarazo previo
  • La madre menor de 20 o mayor de 40 años de edad
  • Embarazo múltiple (mellizos, trillizos)

¿Por qué es la HIE un problema?

Si la presión sanguínea es alta, aumenta la resistencia en los vasos sanguíneos. Esto puede perjudicar el flujo sanguíneo en muchos de los órganos de la madre embarazada, entre los que se incluyen el hígado, los riñones, el cerebro, el útero y la placenta.

Existen también otros problemas que pueden desarrollarse como resultado de la HIE. En algunos embarazos puede producirse el desprendimiento normoplacentario (desprendimiento prematuro de la placenta implantada en el útero). La HIE también puede provocar problemas fetales, entre los que se incluyen el retardo del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal deficiente) y la muerte intrauterina fetal.

Si no se trata, la HIE severa puede causar convulsiones peligrosas e incluso la muerte de la madre y del feto. Debido a estos riesgos, puede ser necesario un parto prematuro,es decir, antes de las 37 semanas de gestación.

¿Cuáles son los síntomas de la HIE?

A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la presión sanguínea alta durante el embarazo. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos en forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Aumento de la presión sanguínea
  • Proteínas en la orina
  • Edema (tumefacción)
  • Aumento de peso repentino
  • Cambios en la visión como por ejemplo, visión borrosa o visión doble
  • Náuseas, vómitos
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o dolor alrededor del estómago
  • Orina en pequeñas cantidades
  • Modificaciones en los valores de las pruebas de las funciones hepática y renal

¿Cómo se diagnostica la HIE?

Generalmente, el diagnóstico se basa en los niveles de la presión sanguínea. Sin embargo, otros síntomas también pueden contribuir a establecer el diagnóstico de la HIE. Entre las pruebas para determinar la HIE se pueden incluir:

  • Medición de la presión sanguínea
  • Pruebas de orina
  • Evaluación del edema
  • Control periódico del peso
  • Examen de la vista para verificar si hay cambios en la retina
  • Pruebas de las funciones hepática y renal
  • Pruebas de coagulación sanguínea

Tratamiento para la HIE:

El tratamiento específico para la HIE será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • La gravedad de la enfermedad
  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • Sus expectativas para la evolución de la enfermedad
  • Su opinión o preferencia

El tratamiento para la HIE, cuyo objetivo es evitar que este trastorno empeore y provoque cualquier otra complicación, puede incluir:

  • Reposo en cama (puede recomendarse en el hospital o en su casa).
  • Hospitalización (debido a que puede ser necesario personal y equipo especializados).
  • Administración de sulfato de magnesio (o cualquier otro medicamento antihipertensivo para la HIE).
  • Control fetal (para controlar la salud del feto en los casos en que la madre sufre HIE), que puede incluir:
    • Recuento de movimientos fetales (seguimiento de las patadas y los movimientos del feto). Una modificación en la cantidad o frecuencia puede significar que el feto atraviesa un momento de estrés.
    • Prueba sin estrés (prueba que mide la frecuencia cardíaca fetal en respuesta a los movimientos del feto).
    • Perfil biofísico (prueba que combina la prueba sin estrés con ultrasonido para examinar al feto).
    • Estudios del flujo por Doppler (tipo de ultrasonido que utiliza ondas de sonido para medir el flujo de sangre que pasa por un vaso sanguíneo).
  • Pruebas de laboratorio de orina y de sangre periódicas (para verificar cambios que pueden indicar un empeoramiento de la HIE).
  • Medicamentos, denominados corticosteroides, que pueden ayudar a los pulmones del feto a madurar (la inmadurez pulmonar es uno de los principales problemas de los bebés prematuros).
  • Inducción o provocación del parto (si los tratamientos no son efectivos para controlar la HIE o si el feto o la madre se encuentran en peligro). En algunos casos, se recomienda la cesárea.

Prevención de la HIE:

La detección temprana de la HIE puede ayudar a evitar algunas de las complicaciones que provoca esta enfermedad. También es importante conocer los síntomas que advierten de esta enfermedad, ya que el diagnóstico temprano puede ayudar a que una mujer afectada reciba el tratamiento adecuado y a evitar que la enfermedad empeore.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Embarazo de Alto Riesgo

Terra/Dr.Tango

Imprimir Enviar a un amigo Newsletters RSS

Tanorexia: adictos al bronceado

Las mujeres de 20 a 40 años son las más proclives a...

La red está cada vez más 'posesiva'

El prefijo tecnológico del momento en Internet es el 'me'. Las empresas...

Conoce los peligros que rondan los gimnasios

La lucha de los usuarios no es contra la pereza y la...
Búsqueda