HOT TOPICS: Mamografías sí ayudan a prevenir muertes Macabras etiquetas en los cigarrillos

BUSCA

Salud del seno 

La densidad de los tejidos mamarios es un factor de riesgo en cáncer de seno

16/3/2007 - 08:34(EST)

Las mujeres que tienen una importante cantidad de tejidos densos en los senos tienen más probabilidades de sufrir algún día un cáncer que aquellas cuyos tejidos son menos compactos.

Article Cáncer de mama, algo más que perder un pecho

Photos Todo sobre cáncer de mama

Photos Panorama de salud femenina

Photos Cáncer de Mama: Campañas por el mundo

Photos Ejercicios para un busto hermoso

Photos Breast Cancer Awareness Month

Nuestro estudio "establece que la densidad de los tejidos mamarios es un factor de riesgo extremadamente importante para desarrollar un cáncer de seno", indicó en un comunicado el Dr. Norman Boyd, al frente de este estudio exhaustivo realizado en el hospital de la Reina Margaret de Toronto.

El estudio de los investigadores canadienses, publicado en el New England Journal of Medicine, comparó las densidades de los tejidos mamarios de más de 1.000 mujeres afectadas por cáncer de seno con los de una cantidad equivalente de mujeres que no sufrían la enfermedad.

Historia continua abajo

La prevalencia del cáncer de seno es cinco veces más importante en las mujeres que tienen una importante cantidad de tejido mamario denso, en comparación con aquellas que tienen poco, indicó el estudio.

"Entre 16% y 30% de los cánceres de seno pueden ser atribuidos a casos de importantes densidades de los tejidos mamarios, según la edad de las mujeres", precisó el Dr. Boyd.

Otros factores de riesgo de cáncer de seno

  • Edad: Las probabilidades de padecer cáncer de seno aumentan conforme la mujer envejece. Mujeres de más de 60 años tienen un riesgo mayor. Esta enfermedad es muy poco común antes de la menopausia.

  • Antecedentes personales de cáncer de seno: La mujer que ha tenido cáncer en un seno tiene un riesgo mayor de padecer esta enfermedad en su otro seno.

  • Antecedentes familiares: El riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de seno es mayor si su madre, hermana o hija, tuvo cáncer de seno, sobre todo a una edad joven (antes de los 40 años). El que otros familiares del lado de la madre o del padre tengan cáncer de seno puede también aumentar el riesgo de una mujer.

  • Ciertos cambios del seno: Algunas mujeres tienen células en el seno que se ven anormales al microscopio. El tener ciertos tipos de células anormales (hiperplasia atípica o carcinoma lobulillar in situ (CLIS) aumenta el riesgo de cáncer de seno).


  • video Cáncer de seno también afecta a los hombres

  • Alteraciones genéticas: Los cambios en ciertos genes (BRCA1, BRCA2 y otros) aumentan el riesgo de cáncer de seno. En las familias en las que muchas mujeres han tenido la enfermedad, la prueba genética puede mostrar algunas veces la presencia de cambios genéticos específicos. Los proveedores de cuidados para la salud pueden sugerir formas para tratar de reducir el riesgo de cáncer de seno o mejorar la detección de esta enfermedad en mujeres que tienen estos cambios en sus genes. El Servicio de Información sobre el Cáncer puede proveer material impreso acerca de las pruebas genéticas.

  • Antecedentes relacionados con la reproducción y la menstruación:
    -En cuanto más edad tiene la mujer cuando da a luz a su primer hijo, mayores son sus probabilidades de cáncer de seno.

    -Las mujeres que empezaron su menstruación (tuvieron su primer período menstrual) a una edad temprana (antes de los 12 años), que pasaron por la menopausia ya tarde (después de 55 años de edad), que nunca tuvieron hijos tienen también un riesgo mayor.

    -Las mujeres que teciben terapia hormonal para la menopausia (ya sea estrógeno solo o estrógeno más progestina) durante 5 años o más después de la menopausia parecen tener también mayores probabilidades de desarrollar cáncer de seno.

    -Se ha investigado mucho para saber si el hecho de haber tenido un aborto o interrupción del embarazo afecta la probabilidad de la mujer de desarrollar cáncer de seno más tarde. Estudios grandes, bien diseñados, han mostrado consistentemente que no hay una relación entre el aborto o la interrupción del embarazo y el desarrollo de cáncer de seno.

  • Raza: El cáncer de seno sucede con más frecuencia en mujeres de raza blanca que en latinas, asiáticas o afroamericanas.


  • Radioterapia al pecho: Las mujeres que han tenido radioterapia al pecho (incluyendo los senos) antes de los 30 años tienen un riesgo mayor de cáncer de seno. Esto incluye a mujeres que han recibido tratamiento para linfoma de Hodgkin. Los estudios muestran que entre más joven era la mujer cuando recibió el tratamiento de radiación, mayor es el riesgo de que desarrolle cáncer de seno más tarde en su vida.


  • Haber tomado dietilestilbestrol (DES): El dietilestilbestrol es una forma sintética de estrógeno que se dio a algunas mujeres embarazadas en Estados Unidos entre 1940 y 1971 más o menos. (El DES ya no se da a mujeres embarazadas). Las mujeres que tomaron DES durante el embarazo tienen un riesgo ligeramente mayor de cáncer de seno. No parece todavía que este es el caso en cuanto a sus hijas que estuvieron expuestas al dietilestilbestrol antes de nacer. Sin embargo, se necesitan más estudios de su riesgo de cáncer de seno conforme van envejeciendo.


  • Obesidad después de la menopausia: Después de la menopausia, las mujeres que son obesas tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de seno. Ser obesa significa que la mujer tiene una alta proporción de grasa en el cuerpo en forma anormal. Ya que el cuerpo produce algo de estrógeno (una hormona) en tejido graso, las mujeres obesas tienen más probabilidad que las mujeres delgadas de tener niveles elevados de estrógeno en sus cuerpos. Los niveles elevados de estrógeno pueden ser la razón por la que mujeres obesas tienen un riesgo mayor de cáncer de seno. También, algunos estudios muestran que, al subir de peso después de la menopausia, aumenta el riesgo de cáncer de seno.


  • Inactividad física: Las mujeres que son inactivas físicamente en su vida parecen tener un riesgo mayor de cáncer de seno. La actividad física puede ayudar a reducir el riesgo al prevenir el subir de peso y la obesidad.


  • Bebidas alcohólicas: Algunos estudios sugieren que en cuanto más bebidas alcohólicas consume una mujer, mayor es su riesgo de cáncer de seno.


AFP / NCI


BUSCA