Batman: Arkham City. Game of the Year Edition


Foto: Xbox

Arkham Asylum es una celebrada novela gráfica publicada por DC Comics en la década de 1980. En ella, Grant Morrison y Dave McKean pintaron un panorama de demencia que veinte años más tarde fue adaptado en el videojuego homónimo, que supo romper esquemas y sentar un nuevo nivel de excelencia para juegos de su estilo. Arkham City lleva al máximo todas las posibilidades que planteó su antecesor, con un juego sumamente rico y variado que no decepciona en ningún aspecto.

En Arkham Asylum vimos a Batman atrapado en Arkham, asilo donde están encerrados los más peligrosos villanos de Gotham City. Este concepto mantenía al menos la premisa de la novela gráfica, en la que el héroe debía sobrevivir una noche completa rodeado de sus peores enemigos. Concluida la historia, una secuela parecía poco probable. ¿Cómo llevar el nivel de opresión y decadencia que proyectaba el asilo a un nivel superior? Convertir una porción de la ciudad en una suerte de extensión de Arkham. Así nace Arkham City.

Impulsada por el villano Hugo Strange, Arkham City se plantea como una porción aislada de la ciudad en la que se deja a su suerte a toda la escoria de Gotham. Por supuesto, esto levanta fuertes controversias sociales y deja inocentes atrapados en el medio.

Esto, sumado a la presencia de lunáticos como el Joker y Two Face, hace que Batman y sus aliados deban inmiscuirse una vez más en la situación. Las posibilidades de exploración son mucho más grandes que en el juego anterior, ya que la premisa misma nos da un espacio mucho más amplio para movernos. La acción es bastante lineal, pero hay muchas misiones alternativas, entre las que podemos encontrar los ya memorables retos del Acertijo (The Riddler). Fiel al estilo del hombre murciélago, podemos atacar desde las sombras sin ser detectados, y de entrada tenemos acceso a todo el arsenal de armas y artilugios que fuimos adquiriendo en el juego anterior. El sistema de combate sigue siendo fluido, con combinaciones rápidas y sencillas que resultan en poderosos combos, que en este caso resultan mucho más variados visualmente.

La versión “juego del año” trae una serie de extras que terminan de completar lo que ya era un juego sobresaliente. Por un lado, tenemos todos los trajes alternativos de Batman, que incluyen principalmente distintas versiones del personaje a lo largo de su larga trayectoria en los cómics.

Por otro lado, trae a dos personajes extra que podemos usar en modo desafío: Robin y Nightwing, cada uno con movimientos y armas propias. Resulta una lástima que no se pueda usar a Nigthwing en modo historia, pues la movilidad y versatilidad del personaje lo hacen realmente interesante de usar. Otro personaje extra, que sí tiene sus propias misiones dentro del modo historia, es Catwoman, que también viene con una serie de movimientos personalizados que la vuelven entretenida, en tanto contrastan con los movimientos de Batman. La variedad de personajes permite que podamos explorar distintas posibilidades estilísticas dentro de la misma mecánica de juego.

Por último, pero no menos importante, hay que destacar la misión extra “Harley Quinn’s Revenge.” Este es el plato fuerte, ya que presenta un epílogo a la historia del juego y resulta satisfactorio desde todo punto de vista: La trama es entretenida y ofrece posibilidades que el juego originalmente no ofrecía, puntualmente la de jugar con Robin dentro de la historia, lo cual suma muchos puntos más en cuanto a la variedad de posibilidades. A simple vista puede parecer que la misión no tiene nada más por aportar, pero la realidad es que termina siendo una parte tan fundamental que no jugarla es no jugar el juego completo.

Batman: Arkham City es un juego fundamental tanto para jugadores empedernidos como para jugadores casuales. La variedad de posibilidades que ofrece, combinadas con una jugabilidad accesible y entretenida aseguran la satisfacción de todos por igual. Los fanáticos de Batman podrán disfrutar de las múltiples referencias a las historias originales del personaje mientras que quienes no estén tan familiarizados con el personaje van a poder disfrutar de un argumento accesible y lo suficientemente entretenido para justificar su excelente sistema de juego. La edición “juego del año” es una excelente adición a la franquicia y la versión definitiva del juego.

Puntuación: 10/10