The Amazing Spider-Man


Foto: Xbox

Comprar un juego basado en una película suele ser un riesgo. Muchas veces parece que los estudios utilizan al juego de turno como un mero agente de marketing más, destinado tal vez a captar otro público para su película. Olvidan por completo cuestiones de innovación o simple comodidad para el usuario en favor de aprovechar el furor fugaz que ocasiona la franquicia del momento.

Spider-Man es un personaje que está muy instaurado dentro de la cultura popular y su nombre trasciende el mero título de una película o un juego. Más allá de esto, tiene un extenso historial de videojuegos, habiendo estado presente en casi todas las consolas que han existido. Una gran mayoría de ellos incluso han sido de una calidad verdaderamente muy honrosa y han buscado ofrecer material novedoso, aprovechando la gran variedad de posibilidades que ofrecen las características del protagonista.

Si bien el juego está basado en la película del mismo nombre, la acción se desarrolla luego del final de la misma. Es así que funciona como una secuela, por lo que es preferible haber visto la película para entender mejor acerca de la trama y los personajes. El conflicto se desata como consecuencia de las acciones de Curt Connors (The Lizard) en la película, que dan origen a distintos especímenes mutantes que quedan libres en la ciudad. El desarrollo de la historia se siente un poco forzado para llevar a la acción por momentos, pero en términos generales funciona lo suficientemente bien como para entretener y seguir avanzando.

Fuerza, agilidad, telaraña, velocidad, sentido arácnido; The Amazing Spider-Man nos permite hacer uso del amplio repertorio de poderes y habilidades que caracterizan al personaje. Sus movimientos reproducen con gran fidelidad los de la película y nos permiten manejarnos de manera fluida por los distintos mapas del juego y en situaciones de pelea. El estilo de combate es muy similar al de “Arkham Asylum” y “Arkham City,” con seguidillas de comandos que ejecutan combos sencillos pero visualmente muy atractivos, enfatizando mucho en las cualidades acrobáticas del superhéroe, así como en un uso muy versátil de su telaraña.

Uno de los problemas que presenta el juego es que se siente algo corto. Si bien es entretenido, parece terminar demasiado pronto, a lo cual se suma que el nivel de dificultad no es muy alto. A pesar de estar pensado como un juego de mundo abierto, las misiones principales son bastante lineales y todo está señalado con marcadores que nos indican qué tenemos que hacer, con lo cual no está muy fomentado el hecho de perderse y explorar. Por otro lado, las misiones opcionales terminan por sentirse un tanto repetitivas y muchos de los enemigos que enfrentamos son demasiado genéricos, si bien hacen aparición varios personajes clásicos de los cómics de Marvel. La dinámica del personaje está muy bien capturada, y si bien por momentos la parte gráfica no termina de convencer, la experiencia de columpiarse entre los edificios de New York es una de las partes más entretenidas del juego.

En conclusión, The Amazing Spider-Man funciona bastante bien en distintos niveles. No es recomendable para jugadores que busquen gráficos potentes, un sistema de juego innovador o una historia original, pero sin duda es recomendable para el jugador casual y, fundamentalmente, para los fans del superhéroe, ya que van a poder encontrar múltiples referencias al cómic y sus personajes; incluso pueden recorrer Manhattan para encontrar páginas de cómics clásicos para poder leerlos. El juego es entretenido, y si bien en términos generales no supera a algunas entregas anteriores del arácnido, rompe con la maldición de los videojuegos basados en películas, lo cual en sí mismo es un gran mérito.

Puntuación: 7/10