0

Finanzas Personales

Para montar un negocio propio se deben hacer varios sacrificios

iStock

El régimen de vida de los emprendedores es exigente y retador.

  • separator
  • comentarios

Nadie dijo que emprender un negocio propio es fácil . Aunque muchas personas piensan en la independencia financiera como la alternativa al mundo laboral tradicional, la realidad es que no todos nacemos para emprendedores . Su régimen de vida es exigente y retador, y en ocasiones implica decisiones difíciles y renuncias importantes. Si ya estás trabajando en tu proyecto personal o piensas hacerlo más adelante, estas son algunas cosas que tendrás que sacrificar:

1. Tiempo Libre. La primera demanda de tu negocio será tu disponibilidad de tiempo. Si de empleado contabas con el fin de semana para pasarlo con tus hijos o los viernes para salir con los amigos, ahora estás a disposición de cualquier eventualidad que ocurra en la oficina. Si hay que solucionar un problema, atender a un cliente o hacer una negociación tendrás que estar ahí, no importa el día de la semana o la hora. Además a menudo los emprendedores se hacen cargo de más de una tarea, de modo que siempre habrá algo urgente o importante qué hacer.

2. Vacaciones. Si fuiste empleado antes de buscar la independencia y las vacaciones que tenías disponibles te parecían poco, ¡malas noticias! Ahora que eres emprendedor tendrás aún menos oportunidad de tomarlas.

3. Seguridad financiera. Si bien es cierto que cualquier empleado, así sea director de una gran empresa, puede perder su empleo de un día a otro, tener un salario fijo y un contrato laboral siempre da cierta seguridad económica. Tienes la confianza de recibir cada mes un monto determinado y cubrir tus gastos fijos, pero cuando dejas tu empleo para iniciar tu propia empresa los ingresos no son seguros, incluso puedes pasar rachas difíciles. ¿La estrategia para enfrentarlo? Dos palabras: planeación y ahorro para emergencias.

4. Familia. Quizá es uno de los sacrificios más difíciles para los emprendedores, sobre todo si tienen hijos. Cuando se emprende, el trabajo se duplica y en ocasiones el tiempo de calidad con los seres queridos disminuye. Sin duda la naturaleza del negocio y la manera en que se involucre la pareja pueden hacer la diferencia, pero muchos emprendedores no tienen la suerte de sostener la unión familiar a la par que el éxito de su negocio.

5. Horas de sueño. Si no hay tiempo para la familia o para tomar unas vacaciones, quizá tampoco haya tiempo suficiente para un descanso reparador. De tu descanso depende que funciones bien cada día: recuerdes tus citas, planees estrategias y  tengas ideas nuevas. Por lo tanto, los emprendedores exitosos buscarán estrategias para hacer su día más productivo y reservar un tiempo adecuado para descansar.

Cuando dejas tu empleo para iniciar tu propia empresa los ingresos no son seguros, incluso puedes pasar rachas difíciles.
Cuando dejas tu empleo para iniciar tu propia empresa los ingresos no son seguros, incluso puedes pasar rachas difíciles.
Foto: Getty Images

6. Vida social. Es común que los emprendedores se dediquen al cien por ciento a sus proyectos, sacrificando otras actividades, entre ellas la convivencia con amigos y seres queridos. Sin antes de emprender eras una persona muy social, quizá recibas más de un reclamo de amigos a quienes has dejado en el olvido. Sin embargo, el empresario inteligente sabe que para tener éxito, las relaciones personales son clave. Antes que un inversionista se interese en inyectar capital a tu negocio o que conozcas al socio que te hace falta. Los amigos, ex colegas y familia pueden ser un gran apoyo, por lo tanto, puedes sacrificar más para tu proyecto si dejas de mantener contacto con la gente.

7. Bienes materiales. En el número tres hablamos de la seguridad financiera y de cómo al emprender y dejar un empleo formal pierdes esa entrada ‘segura’ de dinero. Pero no es el único golpe a la economía que llega con el emprendimiento. Aun haciendo una gran planeación financiera, un negocio consume muchos recursos y hay quienes llegan a sacrificar parte de su patrimonio –ahorros, auto, casa- para encarar emergencias.

Aunque el precio a pagar parece alto, las personas determinadas a crear su propio negocio sortean las dificultades y perseveran. Quizá en el camino sacrifican cosas importantes o tal vez encuentran formas nuevas de ir tras su objetivo. Pero nadie dijo que fuera fácil y claramente hay un poderoso motivo para seguir adelante: triunfar.

(Con información de OCC Mundial).

LO MÁS VISTO EN TERRA TV:

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad