Famosos

Tom Felton revela que Daniel Radcliffe 'se inspiraba' con una foto de Cameron Díaz en las escenas de vuelo de 'Harry Potter'

El nuevo libro de Tom Felton ha dejado al descubierto a sus compañeros de reparto y en esta ocasión fue Daniel Radcliffe de quien se reveló un 'secreto'.
martes, 1 de noviembre de 2022 · 14:02

Tom Felton reveló en sus memorias recién publicadas, 'Beyond the Wand: The Magic and Mayhem of Growing Up a Wizard', que Daniel Radcliffe usó una foto de Cameron Diaz para ayudarse a saber dónde mirar mientras filmaba las secuencias de vuelo de la escoba en las primeras cintas de 'Harry Potter'.

Para las escenas donde aparecían criaturas mágicas, se recurrió a técnicas de la vieja escuela para que pareciera realidad. Un miembro del equipo sostenía “una pelota de tenis en un palo largo con cinta naranja” y ahí era donde el actor tenía que mirar. “Cuando el primer ayudante de dirección gritaba '¡Dragón!' o 'Bludger!' tenías que mirar la pelota de tenis como si fuera, bueno, un dragón o una bludger”, escribió Felton.

“A veces había más de una pelota de tenis allí arriba, y como una se parecía mucho a otra, después de un tiempo nos dieron más objetos individuales para mirar”, continuó Felton. “Elegimos fotos de algo o alguien cercano a nuestros corazones. Daniel Radcliffe tenía una foto de una particularmente hermosa Cameron Diaz”.

Mientras tanto, Felton canalizó su amor por la pesca y “escogió una foto de un pez carpa carpa aún más hermosa”, según se lee en el libro.

Parece que Radcliffe ha sido franco durante mucho tiempo sobre su enamoramiento con Cameron Díaz, en 2014 le dijo a Us Weekly que ella fue su  primer 'crush' con respecto a una celebridad. El actor dijo en el  programa de radio 'Capital Breakfast' a principios de este año que Díaz sigue "muy arriba en la lista" de sus celebridades favoritas.

Según Tom, la idea del equipo de 'Harry Potter' era que si una 'secuencia mágica' o cualquier tipo de efecto especial podía lograrse en la práctica, esa era la mejor manera de hacerlo. Esto fue especialmente cierto en los primeros días, cuando los equipos de efectos visuales tenían a su disposición tecnología menos avanzada.

“El palo de escoba era un poste de metal equipado con un  asiento de bicicleta profundamente incómodo”, escribió Felton. “Había estribos para tus pies y un arnés para evitar que te cayeras. Te ataban al poste para que no te cayeras y tenían un mecanismo de movimiento más elaborado para moverte hacia arriba y hacia abajo, hacia la izquierda y hacia la derecha. Te ponían abanicos en la cara para que pareciera que tenías el viento en el pelo”.