0

Muestra en Bruselas explora el arte en desarrollo urbano de Latinoamérica

19 may 2017
16h16
  • separator
  • comentarios

Un laboratorio socio cultural, del que participa un colectivo mexicano, expone en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (Bozar) las realidades de cinco países de América Latina, en la búsqueda de explorar qué papel desempeñan los artistas para influir en su ambiente urbano.

La muestra denominada "Catografías Latinoamericanas" se propone como "un movimiento generador de nuevas perspectivas e iniciativas sobre temas propios a todas las megalópolis, como la violencia, el medio ambiente, el aprendizaje, la memoria, la resistencia y la movilidad", explicó a Notimex el curador Antonio José Guzmán.

"Los artistas latinoamericanos visionarios, cuyas obras están en sintonía con las problemáticas sociales, culturales y económicas 'calientes', influyen considerablemente el arte contemporáneo de su continente", indicó.

"El arte y el activismo se fusionan en los procesos constructivos de desarrollo de comunidades", sostuvo Guzmán.

El proyecto empezó en una reunión entre unos 30 artistas y activistas en noviembre de 2016, en Medellín, Colombia, organizado por el proyecto "LAIC - Cultura y Artes Apoyando la Cohesión Social en Ciudades de América Latina", financiado con fondos de la Unión Europea.

Las ideas que germinaron en la ocasión inspiraron a los participantes a desarrollar su propuesta artística que se muestra hasta el 6 de agosto en el Bozar y que los creadores pretenden llevar a los países explorados en las obras: además de México, también Colombia, Brasil, Perú y El Salvador.

El mexicano Rogélio Sánchez y la italiana Nina Fiocco, que forman el colectivo Método Salgari, con sede en  Puebla, México, aborda a través de las obras del arquitecto belga Augustín Goovaerts una de las formas de colonización muy comunes en los países latinoamericanos: la cultural.

Poco conocido en Bélgica en la época, el arquitecto conquistó renombre en Medellín y firmó en la ciudad colombiana cerca de 80 edificios entre 1920 y 1928, entre ellos algunos de los más importantes.

"Goovaerts fue llevado a Medellín por el gobierno en un esfuerzo para introducir la modernidad europea. No fue tal, primero porque el lenguaje arquitectónico de Goovaerts no se encontraba a la vanguardia", dijo Sánchez en entrevista con Notimex.

"Es una especie de metáfora de cómo la cultura puede ser vinculada a la colonización. En especial en nuestro continente, donde todo lo que viene de fuera es exaltado, es mejor", observó.

La instalación de video concebida por Método Salgari muestra cómo la población local "deformó" los imponentes edificios, uno de ellos convertido de palacio gubernamental en galería comercial de productos falsificados.

Al lado, una serie de fotografías evoca una tradición secular, hoy casi desaparecida, de la comunidad de Santa Inés de Ahuatempan, en Puebla,  de reunir a la población para trasladar sobre las espaldas sus casas de palma a la hora de una mudanza.

Las imágenes fueron sacadas de la obra audiovisual "Mudanza", realizada en 2016 por el colectivo.

"Es una forma de tratar de manera indirecta la desintegración de esta sociedad, en la que mucha gente emigra a Estados Unidos y la cultura y las tradiciones se van perdiendo", señaló Fiocco.

La exposición también la integra el trabajo del colectivo salvadoreño The Fire Theory, que organizó un partido de futbol entre antiguos miembros del ejército y exguerrilleros; y del estudio brasileño Bijari, que exploró problemas de movilidad creando una ciudad ficticia resultante del cruce de la brasileña Curitiba con la colombiana Medellín.

"El arte es una alternativa a la inquietud de los ciudadanos. Desde el arte se pueden plantear reflexiones de nivel político, social, cultural", confió Sánchez.

Notimex Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad