ENPAREJA2

Así puedes saber si realmente estás enamorado de tu pareja, según la ciencia

¿Quieres saber si lo que sientes por tu pareja es real? Descúbrelo con la ciencia.
martes, 30 de abril de 2024 · 13:09

¿Te encuentras en una relación o crees que empiezas a estar enamorado de una persona? Si bien enamorarse es una de las experiencias más subjetivas que puede tener una persona, de acuerdo con la ciencia hay ciertas conductas que te pueden ayudar  a descifrar si estás enamorado. 

En el proceso de enamoramiento, las emociones controlan tu comportamiento, por lo que es común encontrar ciertos aspectos en las personas que se encuentran ligadas emocional y románticamente con alguien. 

A continuación te dejamos estas señales respaldadas por la ciencia, es importante interpretarlas con mucho cuidado. Sin embargo, si te identificas con solo una de ellas no quiere decir que estés enamorado, sin embargo, si calificas con tres o más, el amor podría haber llegado a tu vida. 

Aumento de dopamina: cuando te enamoras se libera más dopamina en el cerebro, la dopamina es un neurotransmisor asociado al placer y la recompensa. Este complemento potencia los sentimientos de felicidad y euforia propios del enamoramiento.

Idealización de la pareja: En el amor, la persona amada se vuelve especial y única. Esta idealización afecta la percepción de las cualidades y activos de la pareja, haciendo que todo lo relacionado con ella tenga significado especial.

Atención enfocada: el enamoramiento lleva a centrarse en la pareja, enfatizando detalles triviales. Se ha relacionado con mayores niveles de dopamina y norepinefrina, que promueven una mejor memoria emocional.

Inestabilidad emocional: El enamoramiento a menudo viene acompañado de inestabilidad emocional y fisiológica. Esto se ha comparado con comportamientos asociados con los trastornos por uso de sustancias. La "adicción al amor" puede tener síntomas similares a los de la adicción a las drogas.

Intensificación de la atracción: la infelicidad en una relación puede intensificar la atracción romántica. Por ejemplo, una ruptura puede aumentar los niveles de dopamina cuando los amantes se reencuentran.