Dinero

¿El dinero da felicidad? un experto de Harvard responde la pregunta más compleja

Un experto de Harvard señala que no es la cantidad de dinero lo que importa, sino cómo se utiliza.
jueves, 6 de junio de 2024 · 13:30

En un mundo donde la felicidad es un concepto subjetivo y multifacético, muchos creen que el dinero es el camino seguro hacia la satisfacción personal. Sin embargo, Arthur C. Brooks, profesor de Harvard y autor del bestseller "La madurez inteligente", asegura que el verdadero bienestar no se logra simplemente acumulando riquezas, sino mediante el uso inteligente de los recursos financieros.

Brooks sostiene que la tranquilidad económica es fundamental para centrarse en la felicidad emocional, pero advierte que perseguir el éxito financiero sin equilibrio emocional conduce a la frustración. En una entrevista con TheStreet, enfatizó que la verdadera cuestión no es cuánto dinero se tiene, sino qué se hace con él para mejorar la vida personal y la de los demás.

Estudios indican que, aunque la riqueza no garantiza la felicidad, existe una correlación. Los países más ricos suelen tener mayores índices de satisfacción, reflejando que el dinero, hasta cierto punto, puede aliviar preocupaciones básicas y contribuir a una vida más placentera. Sin embargo, Brooks y otros expertos señalan que hay un umbral después del cual más dinero no incrementa significativamente la felicidad.

La verdad sobre que tan feliz hace el dinero. Fuente: Canva

¿Cómo lograr la felicidad financiera?

La felicidad financiera, definida como la ausencia de ansiedad por el dinero, es clave. En España, estudios y expertos varían en sus estimaciones de cuánto se necesita para alcanzar este estado, oscilando entre 18.000 y 71.000 euros anuales, dependiendo de factores personales y regionales.

La felicidad financiera es un hecho y puedes lograrla. Fuente: Canva

Brooks subraya que más allá de alcanzar una cifra específica, la gestión efectiva de los gastos y la inversión en experiencias significativas son cruciales. Comprar experiencias, dedicar tiempo a seres queridos y contribuir a causas benéficas son formas comprobadas de generar una felicidad duradera.

Rescatar la sabiduría popular, "no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita", es fundamental. Reducir gastos innecesarios, evitar deudas y gestionar los recursos de manera consciente son pasos esenciales para alcanzar la felicidad financiera y, consecuentemente, la emocional.