Consejos Saludables

5 señales que indican que debes ir al psicólogo

Si presentas estas señales, podría indicar que ir con un psicólogo sería algo recomendable para tu salud mental.
domingo, 9 de junio de 2024 · 15:00

Si bien hoy en día se habla más acerca de la salud mental y a raíz de la pandemia de Covid-19 los servicios de este aspecto han ido en aumento. Sin embargo, aún existen algunos tabúes que impiden que algunas personas se acerquen a pedir ayuda cuando la necesitan.

El doctor en psicología Luis Moya Albiol, quien es autor del libro "¿Necesito ayuda psicológica?: Cómo y dónde encontrarla (Plataforma Actual)", declaró para ‘Guías de Salud’ lo siguiente: 

"Soy más partidario de pecar de comisión que de omisión, dicho con otras palabras, a mi juicio, y según mi experiencia, es preferible una consulta innecesaria en salud mental que dejar pasar los síntomas”. 

Y es que, como “no me canso de repetir, la prevención es básica en este campo, ya que, en muchas ocasiones, cuando se aborda una enfermedad mental desde los primeros síntomas, se consigue frenar su progresión o, al menos, la gravedad de los síntomas y las consecuencias”.

El experto comenta que aún hay demasiada gente que “no se atreve a admitir que va al psiquiatra o que asiste a psicoterapia, a pesar de que las consultas en salud mental están sobrepasadas y no dan abasto a la gran demanda”. 

Es por ello que es muy importante conocer y reconocer cuándo se debe de pedir ayuda y estar de acuerdo en recibirla, ya que la salud mental es un aspecto fundamental para el buen funcionamiento y desarrollo de las personas. 

¿Cuáles son las 5 señales que indican que debes ir al psicólogo?

-Cuando los problemas nos sobrepasan y no sabemos cómo afrontarlos por nosotros mismos y cómo solucionarlos.

-Sentimos un gran malestar, un profundo dolor o una tristeza que no nos deja seguir con nuestra vida o nos conduce a un círculo de negatividad y pesimismo que nos hace incluso pensar en la muerte como única vía de salida. 

-Cuando sentimos angustia con frecuencia o nos obsesionamos con ideas que no nos dejan vivir.

-Tenemos insomnio crónico o nos sentimos agotados sin razón aparente. 

-Cuando nos invaden ciertas ideas irracionales, como que no nos merecemos ser felices, que no servimos para nada, que nada nos produce placer y somos incapaces de disfrutar de la vida o que el mundo es un lugar amenazante que no podemos controlar.