Reina Isabel II

Funeral de la reina Isabel II: protocolo, costos, invitados, transmisión y todos los detalles que debes conocer

Te explicamos punto por punto lo que ocurrirá el próximo lunes 19 de septiembre durante el día de los servicios fúnebres de Isabel II.
viernes, 16 de septiembre de 2022 · 19:37

El funeral de la reina Isabel II será el próximo lunes 19 de septiembre en la Abadía de Westminster, en el corazón de Londres. Este importante evento para el Reino Unido lleva décadas preparándose, razón por la cual ya se conocen los detalles de lo que ocurrirá este día. Así que te contamos y explicamos punto por punto cómo serán los servicios fúnebres de la recién fallecida monarca.

Servicio fúnebre en la Abadía de Westminster

La reina Isabel II dejó establecido que su servicio debía realizarse en este lugar, pues, aunque para anteriores monarcas se había utilizado la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor, la monarca quería un lugar donde pudieran asistir más personas. 

Todo comenzará alrededor de las 10:30 a.m. hora local del Reino Unido. El féretro será transportado desde la sala de Westminster hasta la cercana abadía en un carro de artillería descubierto, tirado por jóvenes marineros con cuerdas, como es habitual en los funerales de Estado. 

Los miembros de la familia real caminarán detrás del féretro hasta la puerta oeste del templo. Primero irán los cuatro primeros hijos de la reina, seguidos por los príncipes William y Harry. A continuación, el ataúd se colocará en un zócalo del presbiterio.

El servicio fúnebre como tal comenzará a las 11 a.m. del Reino Unido. El deán de Westminster, David Hoyle, dirigirá el servicio y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de la Iglesia Anglicana, de la que Isabel II fue cabeza, pronunciará el sermón. 

Ceremonia religiosa en Windsor

Una vez que termine el funeral, el féretro será devuelto al carro de artillería alrededor de las 12:15 p.m. y desfilará por la capital británica hasta el arco de Wellington, en Hyde Park Corner. Allí será cargado en un coche fúnebre para su viaje a Windsor, a unos 30 kilómetros de distancia.

En Windsor, el vehículo fúnebre se dirigirá a la capilla de San Jorge a través de una avenida que atraviesa los terrenos del castillo. En ese lugar se realizará un servicio religioso a las 4 p.m. del Reino Unido, al cuál asistirán unos 800 invitados.

La última morada de la reina Isabel II

Después tendrá lugar una última ceremonia privada en la que solo estarán presentes los miembros más cercanos de la familia real de Inglaterra. Está previsto que la reina sea enterrada a las 7:30 p.m.

El féretro de la reina será inhumado en la capilla del rey Jorge VI, donde reposan su padre y su madre, así como las cenizas de su hermana, la princesa Margarita. Los restos del príncipe Felipe, que actualmente reposan en el panteón real, serán trasladados a la capilla para reunirse con los de su esposa.

Los invitados al servicio fúnebre de la reina

La Abadía de Westminster tiene capacidad para 2 mil 200 personas. El fin de semana pasado se enviaron invitaciones a unos 500 jefes de Estado y dignatarios extranjeros para que asistan al funeral de la reina Isabel II.

Pero los primeros en la lista de invitados son los miembros de la familia real. El rey Carlos III estará acompañado de Camila, la reina consorte. También asistirán los otros tres hijos de la reina con sus respectivos cónyuges: Ana, Andrés y Eduardo. Está contemplada la presencia de Sarah Ferguson, exesposa de Andrés.

Todos los nietos de la monarca asistirán: los príncipes Willian y Harry, las princesas Beatriz y Eugenia, Zara Tindall, Peter Phillips, Lady Louise Windsor y James, vizconde de Severn, junto con sus maridos y esposas. Todavía no está claro cuántos de los 12 bisnietos de la reina estarán presentes en los servicios.

También se espera la presencia del conde Spencer, hermano de la princesa Diana, ahijado de la difunta reina y tío de William y Harry.

Están invitadas las damas de compañía que durante décadas estuvieron al lado de la reina. Entre ellas Dame Mary Morrison y Lady Susan Hussey, quien empezó a trabajar para Isabel II en 1960 y es madrina del príncipe William. También estará Angela Kelly, la hija de un estibador nacida en Liverpool que fue la asistente personal y vestidora principal de la difunta soberana durante 30 años, de quien se dice que era una confidente cercana.

Otro asesor y amigo que está invitado es John Warren, que fue el director de carreras de la reina. Sir Jackie Stewart, antiguo campeón del mundo de Fórmula 1, tenía previsto visitar a la reina en Balmoral antes de su muerte y se espera que asista al funeral. También lo hará el afamado naturalista británico Sir David Attenborough, pues él y la monarca nacieron con apenas unas semanas de diferencia y han trabajado juntos en varias ocasiones.

También están invitados al funeral miembros de las familias reales de toda Europa, muchos de los cuales eran parientes de sangre de la reina. El rey Felipe y la reina Matilde de Bélgica han confirmado su presencia, al igual que el rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos y su esposa, la reina Máxima, junto con su madre, la exreina holandesa, la princesa Beatriz. Los reyes Felipe y Letizia de España también han aceptado una invitación, al igual que las familias reales de Noruega, Suecia, Dinamarca y Mónaco.

Se espera que asistan líderes de toda la Commonwealth. La principal es la primera ministra Liz Truss. También estarán el primer ministro australiano, Anthony Albanesela primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. El primer ministro de Bangladesh, Sheikh Hasina, y el presidente de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, también han aceptado invitaciones. India estará representada por el presidente Droupadi Murmu.

La Casa Blanca ha confirmado que el presidente Joe Biden asistirá al funeral de la reina Isabel II junto con la primera dama Jill Biden, aunque a diferencia de otros dignatarios, no viajarán al servicio en autobús. Otros líderes mundiales que han aceptado invitaciones son el taoiseach irlandés Micheal Martin, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, el presidente italiano Sergio Mattarella y el presidente francés Emmanuel Macron.

El presidente chino, Xi Jinping, ha recibido una invitación, una decisión que ha sido criticada por algunos diputados y compañeros. El Ministerio de Asuntos Exteriores del país dijo que el gobierno estaba "considerando enviar una delegación de alto nivel". Sin embargo, según fuentes parlamentarias, los funcionarios chinos tienen prohibido asistir a este velorio.

La República Islámica de Irán, sometida desde hace tiempo a sanciones internacionales por su programa nuclear, sólo estará representada a nivel de embajadores, según fuentes de Whitehall.

Los representantes de Siria, Venezuela y Afganistán no han sido invitados, según informó la BBC. Esto se debe a que el Reino Unido no tiene relaciones diplomáticas plenas con estos países. Tampoco se ha invitado a nadie de Rusia, Bielorrusia y Myanmar. Corea del Norte y Nicaragua han sido invitadas a enviar sólo embajadores, no jefes de Estado.

El precio estimado del velorio de Isabel II y la coronación de Carlos III

Es sabido que los funerales de Estado son financiados con fondos públicos. Aunque el costo exacto del funeral de la reina Isabel II no será revelado, se han hecho algunos cálculos estimados de los gastos funerarios.

Según los informes, el funeral de la reina madre en 2002 costó alrededor de 5.4 millones de libras esterlinas, es decir, poco más de 6 millones de dólares, mientras que el velorio de la princesa Diana en 1997 costó entre 3 y 5 millones de libras, equivalente a unos 3.45 y 5.75 millones de dólares.

Las estimaciones indican que con los gastos funerarios, los feriados bancarios y la coronación del rey Carlos III que ocurrirá el próximo año, la muerte de la reina le costará a al Reino Unido miles de millones de libras.

Economic Times estima que los gastos de la coronación y el funeral de Isabel II costarían a la nación 6 mil millones de libras esterlinas, equivalente a 6 mil 896 millones de dólares. Sin embargo, se trata solo de un aproximado. 

Desde que asumió la corona en 1952, la reina se convirtió en una de las personas más famosas del mundo. Sus retratos están por todas partes, desde sellos, monedas y billetes, por nombrar algunos. Sus firmas se colocan en buzones de correo y letreros gubernamentales en todo el país. Eliminar gradualmente todo esto y reemplazarlo con la imagen del rey Carlos III llevará mucho tiempo y dinero, varios años o décadas, de acuerdo con los expertos. También es posible que algunos ni siquiera se reemplacen.

La transmisión del funeral de la reina Isabel II

4 mil 100 millones es el número de personas que se espera que miren por televisión o redes sociales el funeral de la reina Isabel II alrededor del mundo. Esta cifra batiría todos los récords anteriores, pues se convertiría en el directo más visto de la historia, venciendo a la apertura de los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996.

En el Reino Unido y Europa el evento histórico se transmitirá en BBC One, BBC News e iPlayer durante todo el día. En Estados Unidos PBS retomará la transmisión británica desde las 4:00 a.m. hora del este y hasta las 12:00 p.m. El funeral podrá verse a través del canal PBS, en el sitio web PBS.org y la app de video de PBS.

La transmisión en vivo podrá seguirse desde cualquier lugar del mundo a través del streaming en YouTube que el canal The Royal Family preparó para ello.