USA

La historia de Amber McLaughlin, primera mujer transgénero condenada a muerte a en EU

Amber McLaughlin ha solicitado formalmente clemencia al gobernador Parsons alegando que sufre daños cerebrales y un trauma infantil.
martes, 3 de enero de 2023 · 11:22

Amber McLaughlin, de 49 años, está a punto de ser ejecutada, convirtiéndose así en la primera mujer transexual que sufra la pena de muerte en Estados Unidos, si no lo evita el gobernador del estado de Misuri, el republicano Mike Parsons.

McLaughlin fue condenada cuando aún poseía su otro nombre hace más de 20 años por acosar a una ex novia y apuñalarla hasta la muerte. Sin embargo, ha solicitado formalmente clemencia al gobernador Parsons alegando que sufre daños cerebrales y un trauma infantil. Si Parsons no interviene McLaughlin será ejecutada por inyección letal, de acuerdo con CNN. 

"La investigación ha reconocido el arrepentimiento sincero de McLaughlin y también lo han hecho todos y cada uno de los expertos que la han evaluado en los años que han pasado desde el juicio", sempuede leer en la petición enviada al gobernador.

McLaughlin ha sido "sólidamente diagnosticado con discapacidad intelectual limítrofe" y ha sido "diagnosticada universalmente con daño cerebral así como síndrome de alcohol fetal". 

El Centro de Información sobre la Pena de Muerte, ha resaltado que McLaughlin es la primera persona 'trans' a la que se le ha asignado fecha de ejecución en Estados Unidos

La petición que solicita la anulación de la ejecución, también incluía informes que citaban un diagnóstico de disforia de género, una condición que causa angustia y otros síntomas como resultado de una disparidad entre la identidad de género de una persona y su sexo asignado al nacer. Pero la identidad sexual de McLaughlin “no es el foco principal” de la solicitud de clemencia, dijo su abogado, Larry Komp.

En 2003, mucho antes de la transición, McLaughlin estaba en una relación con Beverly Guenther. Después de que dejaron de salir, McLaughlin aparecía en la oficina de los suburbios de St. Louis donde trabajaba Guenther, a veces escondiéndose dentro del edificio, según los registros judiciales. Guenther obtuvo una orden de restricción y en ocasiones, los agentes de policía la escoltaban hasta su automóvil después del trabajo.

Los vecinos de Guenther llamaron a la policía la noche del 20 de noviembre de 2003, cuando ella no regresó a casa. Los oficiales fueron al edificio de oficinas, donde encontraron un mango de cuchillo roto cerca de su automóvil y un rastro de sangre. Un día después, McLaughlin condujo a la policía a un lugar cerca del río Mississippi en St. Louis, donde se había arrojado el cuerpo.

McLaughlin fue declarada culpable de asesinato en primer grado en 2006. Un juez condenó a McLaughlin a muerte después de que un jurado llegara a un punto muerto en la sentencia.

Numerosas personalidades políticas y de la sociedad civil han pedido que se anule la ejecución de McLaughlin que argumentando que fue abandonada por su madre, agredida recurrentemente por su padre adoptivo y protagonista de "múltiples intentos de suicidio".

Más de