0

Marco Enríquez-Ominami oficializa tercera candidatura a presidencia de Chile

19 may 2017
13h04
  • separator
  • comentarios

Marco Enríquez-Ominami, el político chileno que sorprendió en 2009 cuando obtuvo un 20 % de los votos en la elección presidencial de ese año, oficializó hoy su tercera candidatura a La Moneda, tras haberlo intentado también en 2013, cuando alcanzó sólo al 10 % de las preferencias.

"Soy candidato por tercera vez, libre y transparente como pocos", remarcó Ominami, fundador y líder del Partido Progresista (PRO), a un grupo de adherentes que lo acompañaron en el trámite de inscripción de su candidatura en el Servicio Electoral (Servel).

El hijo de Miguel Enríquez, un dirigente que fundó en Chile el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y murió combatiendo contra las fuerza represivas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), afirmó que es candidato "porque no tengo miedo, no me asustan los adversarios. Estamos por convicción".

"Soy el liderazgo más libre de los poderes fácticos", afirmó Enríquez-Ominami", que ha disminuido su presencia en las encuestas, principalmente tras verse involucrado en la financiación ilegal de campañas políticas.

"Hace más de dos años que recibo infamia e injurias", dijo hoy al respecto.

"No me asustan estas polémica, me hicieron más fuerte, estos dos años de ataques me han fortalecido", añadió Enríquez-Ominami, que en la campaña presidencial de 2013 recorrió el país en un jet ejecutivo que le facilitó la empresa brasileña OAS.

Cristián Warner, su mano derecha en esa campaña, fue investigado por la Fiscalía por la emisión de boletas falsas a OAS por un valor de 60 millones de pesos (unos 90.000 dólares al cambio actual).

El año pasado, Warner fue nuevamente imputado, ahora por la emisión de 36 boletas falsas a cambio de servicios ficticios prestado a la minera SQM, por un valor de 391.200.000 pesos (unos 583.000 dólares).

SQM es controlada por Julio Ponce Lerou, un exyerno de Pinochet, lo que le significó duras críticas principalmente éticas a Enríquez-Ominami, que debió declarar en la causa aunque hasta ahora se mantiene incólume en el caso.

"No hay ni habrá ninguna prueba de lo que me involucran, nada ha demostrado que esas boletas sean verdaderas. Ojalá todos seamos investigados", afirmó hoy el político, de 44 años.

Junto con manifestar su esperanza de avanzar a una segunda vuelta electoral en los comicios del 19 de noviembre próximo, afirmó que las canas que luce actualmente, "no son una renuncia a la insolencia, son hijas del martirio que significa ver el dolor de otros".

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad